18 dic 2010

El Libro de la Verdad

Sábado 18 de diciembre del 2010 a las 9:40 hrs.

 

Bien, ahora sabes que lo que prometo se cumple. Te he enviado un director espiritual, la persona que escogí desde el principio de tu camino. A los que son elegidos les lleva tiempo aceptar el cáliz que supone Mi trabajo. Hija Mía, necesitas un director espiritual para que los mensajes sean totalmente entendidos por un siervo Mío. De esta forma la palabra se difundirá y la gente se dará cuenta de la verdad. Será un camino lleno de baches y callejones que aparecerán repentinamente para llevarte en una dirección diferente, pero no temas. Ya estás siendo guiada y sentirás una mayor confianza en tu trabajo.

 

Ahora escribe esto. El Libro de la Verdad está siendo presentado a los hombres para ayudarles a redimirse en Mi corazón. Se les está dando una oportunidad de proclamar Mi gloria antes de que Yo vuelva como Salvador Misericordioso y Justo Juez. Nunca me gusta infligir castigo a Mis hijos pero, en ciertas circunstancias, aquéllos que se asocian con el Seductor con total conocimiento y lo ponen a él y a sus secuaces en alta consideración, hasta el punto de rendirle homenaje delante de un altar, no pueden ser salvados. Ellos saben quiénes son. Encontrarán muy difícil regresar a Mí. Recen por ellos.

 

A quién ataca Satanás

Al Seductor le queda muy poco tiempo en la tierra para causar estragos y por eso ha intensificado sus actividades por todas partes. Sus objetivos son principalmente los servidores sagrados en la Iglesia de Mi Padre, los jóvenes, las personas atractivas y también los que son muy inteligentes. A aquéllos que continúan jactándose de no creer en Mí o en Mi Padre Eterno se les dará una última oportunidad para abrir sus corazones.

 

Sufro viéndoles. Es como ver un coche lleno de gente, de Mis preciosos hijos, conduciendo con niebla espesa hacia un acantilado. Han tomado un desvío equivocado y ahora, mientras creen que se dirigen al confort de sus casas, están a punto de lanzarse a una profunda oscuridad sin ninguna esperanza.

 

Las profecías predichas serán ahora reveladas

Amada hija Mía, conseguir que Mis hijos escuchen no será fácil. Debes perseverar a pesar de los obstáculos. La paciencia es importante. Estos mensajes son muy preciosos y tan llenos de amor como de advertencias. Ellos, Mis hijos, deben detenerse y entender que las profecías predichas hace tanto tiempo se revelarán ahora. Estos acontecimientos están a punto de ocurrir en esta tierra y el tiempo es muy, muy breve.

 

Nunca revelaré la fecha del Mi Segunda Venida

Nunca te revelaré la fecha de Mi Segunda Venida, hija Mía, porque eso no te corresponde saberlo. Pero antes de que Yo venga me comunicaré con el mundo entero para mostrarles a Mis hijos Mi justa Misericordia.

 

Mi Madre está trabajando en Mi nombre

Mi amada Madre, trabajando en Mi nombre, está difundiendo mensajes mediante algunos visionarios elegidos. Otros profetas elegidos están sufriendo privadamente, por propia elección, para salvar almas. Les permito sufrir Mi dolor como un gesto de enorme generosidad suyo, de Mis más devotos creyentes. Ellos son responsables de la salvación de muchos. Pero sufren, no sólo Mis sufrimientos en la cruz, sino también el dolor que siento hoy en día. Además sufren el ridículo, el abuso y la mofa de tanto en tanto. Aún así, por su humildad, lo soportan en silencio y en algunos casos a la vista de todos. Otros, Mis siervos sagrados que optan por una vida de soledad, me hacen un gran servicio. Su sacrificio especial de autonegación también ayuda a salvar almas.

 

Dones de Dios que se dan por garantizados

Comunicar la verdad en el mundo moderno, en el cual la tecnología ha sido llevada a alturas vertiginosas, es difícil. Mi voz es como un grito débil en el desierto, echado a un lado en favor de la diversión.

 

Mis hijos no comprenden que todas las maravillas que produce la tecnología en bien del hombre son un don del Padre Eterno. También lo es el desarrollo de medicinas en bien de la humanidad. Pero Mis hijos creen que tienen estos dones garantizados porque piensan que todo eso es obra del hombre, y no lo es.

 

El don de la inteligencia

El don de la inteligencia, al igual que el don del canto, es un don del Reino Divino. Y precisamente porque estos dones son de Dios, son un objetivo de Satanás, el Maligno. Gracias a su influencia, la tecnología es manipulada para destruir y causar destrucción en el mundo. Cómo se ríe cuando ve estallar guerras y cuando la tecnología se utiliza para espiar o matar. Cómo se ríe de nuevo cuando la tecnología de los medicamentos es usada no sólo para matar, sino también para justificar el asesinato. Todos estos espantosos crímenes contra la humanidad, posibilitados por la tecnología, están siendo ocultados tras la fachada de la mal llamada tolerancia.

 

La tolerancia como una máscara para el mal

La tolerancia puede ser la máscara perfecta para el mal. Cualquiera que esté alertado por Mis enseñanzas reconocerá inmediatamente estos crímenes contra la humanidad, cuando sucedan delante de sus ojos. En nombre de la tolerancia las personas son asesinadas, se les priva de su libertad y sobre todo, del derecho a luchar por la justicia moral. Oh sí, hijos, estad prevenidos, alerta y en guardia cuando oigáis la palabra “tolerancia” porque es uno de los juegos favoritos que utiliza Satanás para engañaros.

 

La gente renuncia a luchar por el cristianismo

A pesar de los medios de comunicación modernos de que disponen, Mis hijos renuncian a admitir su cristianismo y a luchar por él. Esto es así, principalmente, porque la mayoría de los cristianos vive en el mundo occidental. Tienen miedo de que se rían de ellos y de que los acosen. Y tienen toda la razón. Les acosarán. Pero oíd esto. Mis hijos siempre sufren algún tipo de ridículo cuando cogen Mi cruz. Es entonces cuando pueden estar seguros de que están haciendo Mi trabajo.

 

El que sufre en Mi nombre recibirá grandes bendiciones y muchas gracias. Pero los cristianos que sí luchen por el derecho a proclamar Mi nombre en público sufrirán muchísimo. Ellos deben permanecer fuertes. Son Mi esperanza en la Tierra. Sin Mis devotos seguidores, Mis hijos no podrán cruzar el último umbral hacia el Reino de Mi Padre.

 

Yo amo a todos Mis seguidores. Estoy en sus corazones y ellos lo saben. Prestad atención a Mis palabras a través de esta profetisa. No ignoréis estos mensajes. Porque ayudarán, pasando de boca en boca, a salvar millones de almas en todo el mundo antes de Mi Segunda Venida.

 

Id ahora en paz y amor. Vuestro Devoto Salvador,

Jesucristo