7 ene 2015 Madre de la Salvación: O aceptáis la Palabra de Dios, establecida por Él, o no la aceptáis

20.01.2015 21:13

 

Miércoles 7 de enero de 2015 a las 16:30 hrs.

Mis queridos hijos, debéis prepararos para los Planes de Mi Hijo para redimir a todos vosotros a Sus Ojos. Su Hora para la Intervención, para despertar el espíritu dentro de vosotros, se está acercando.

Orad, orad, orad por todos los hijos perdidos en el mundo que han roto todos los vínculos con mi Hijo, a pesar de que fueron criados en la Verdad. Pronto, no habrá ninguna duda en cuanto a Su Existencia y vosotros debéis orar para que el orgullo humano no se interponga entre ellos y la Misericordia de Dios. Debéis orar, especialmente, por aquellas almas que han traicionado a mi Hijo, de muchas maneras, para que se les dé el valor para humillarse ante Él y pedir Misericordia.

La Verdad, queridos hijos, dada a la humanidad por la Manifestación de mi Padre Eterno, a través de su Hijo unigénito, Jesucristo, está siendo destrozada. No aceptéis ninguna forma de doctrina, que no defienda la Verdad en su totalidad. Nunca debéis decir que parte de la Verdad es importante y luego negar el resto de ella. O aceptáis la Palabra de Dios, establecida por Él, o no la aceptáis. El tiempo no tiene ninguna importancia. Lo que se le dio hace miles de años al hombre, a través de la Palabra de Dios, no ha cambiado, ni puede cambiar. Cualquier cosa que viene de Dios debe permanecer intacta, sin importar lo difícil que esto sea. Para seguir siendo fieles a las enseñanzas de Dios se requiere una gran fuerza, resistencia y una deliberada determinación.

El amor es la forma en que vosotros podéis seguir siendo fieles a mi Hijo, pero este amor debe ser incondicional. Nunca debe ser mancillado por el amor a vosotros mismos, porque esto no le da gloria a Dios. Si realmente amáis a Dios, seguiréis siendo fieles a la Palabra. Si decís que sois un discípulo de mi Hijo, Jesucristo, entonces debéis seguir Sus Enseñanzas, sin condiciones. Tenéis qué amaros los unos a los otros como Él os ama - sin condiciones. No podéis decir que amáis a Dios si no os amáis unos a otros. No podéis caminar tras Sus Huellas si no perdonáis a los que pecan/transgreden contra vosotros.

Es solo cuando cumplís con las Leyes de Dios que entraréis en Su Reino Glorioso. I

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación