07 dic 2010

El aviso a la humanidad para comprender la Verdad

Martes 7 de diciembre del 2010 a las 3:15 hrs.

 

Sí, Mi amada hija, estoy de vuelta. Escribe esto. Tú, hija Mía, que me volviste la espalda al negar la verdad, me ayudarás ahora a conducir a Mi gente de vuelta a la luz, la luz de la Verdad.

 

No le negaré a nadie la oportunidad de ver la verdad de Dios. Les será mostrada misericordia porque les daré un don, la prueba de que Yo existo. Les será dado este don cuando, durante el Aviso, finalmente sepan la verdad. Tristemente, ni siquiera en ese momento todos volverán a Mí o al Reino de Mi Padre eterno.

 

Hija Mía, no me he comunicado contigo durante algunos días. Esto ha sido deliberado. Te he dado tiempo para permitirte digerir cuidadosamente el contenido de Mis mensajes.

 

Sabrás por fin que estos mensajes provienen de Mí y que todos ellos tratan de asuntos muy importantes. Creo que ahora puedes discernir entre la verdad de Mis enseñanzas y tu imaginación. Hija Mía, ahora puedes ver el dolor y la desesperación que siento cuando presencias, casi a diario, la frustración que Mi Padre Eterno y Yo sentimos ante la actitud de este mundo triste, vacío e incrédulo.

 

No sólo los incrédulos te causan dolor sino que, por los dones y gracias que te he dado, también ves la confusión que existe incluso en las mentes de Mis seguidores. Ellos tampoco se convencen fácilmente de la verdad cuando se les da como un regalo de amor Mío mediante Mis profetas.

 

Qué largo y tortuoso es el camino para Mis hijos cuando luchan hacia la Verdad y las promesas que les he dado. Mirando a Mis Hijos todos los días, en persona, en la calle, en la televisión, en los medios y entre tus vecinos, los ves ahora a través de Mis ojos. ¿Qué ves? Un total olvido del mundo espiritual y una falta de sentido auténtico en sus vidas. Un sentido de desesperanza a pesar de los atractivos de los asuntos mundanos.

 

Mis hijos no se dan cuenta de momento, pero están pasando por una purificación. Esta purificación, durante la cual están experimentando un agudo sentido de vacío debido a la falta de bienes materiales, ha sido permitida por Mí. Sin embargo, todo ha sido debido a la codicia de la humanidad. Yo les permito ejercer el derecho a su libertad y por eso ellos, los malignos perpetradores del colapso mundial del sistema bancario, continuarán con su astuto engaño.

 

He permitido a Mi gente, víctimas inocentes, someterse a esta purificación. Es muy importante que lo hagan porque las dificultades que soportarán les ayudarán a limpiar sus almas.

 

Muy pronto, cuando los bienes materiales vayan a menos y sean más difíciles de conseguir, verán la vida de forma más profunda. La simplicidad les ayudará a abrir sus ojos a la verdad, la verdad de lo que es realmente importante. Sin esta purificación, durante la cual será permitido que Mis hijos sufran por el bien de sus almas, no podrán estar ni estarán más cerca de Mi corazón.

 

Desprovistos de los bienes materiales por los que han tenido tal obsesión idólatra en el pasado, regresarán a la Verdad. Verán con claridad el amor en las almas de cada uno. También reconocerán más rápido la maldad, en toda su horrorosa gloria, en aquéllos que siguen el engaño de la obsesión por sí mismos y de la codicia. Verán ahora a estas personas, a las que se presenta en los medios como aquéllos a los que uno debe observar y admirar, de la misma forma en que Yo los veo. Esto es, con absoluta desesperación y tristeza. Ve ahora, hija Mía, y entiende tu tarea con los ojos despejados. Ya sabes la verdad. No dudes más. Difunde la verdad de la Salvación lo más pronto posible, para darle a la gente una oportunidad de redención antes del Gran Aviso.

.

Vuestro Amado Salvador, Jesucristo