CINCO OBISPOS REAFIRMAN Y DEFIENDEN LA ENSEñANZA TRADICIONAL vs Amoris Laetitia

CINCO OBISPOS REAFIRMAN Y DEFIENDEN LA ENSEñANZA TRADICIONAL  vs Amoris Laetitia

CINCO OBISPOS REAFIRMAN Y DEFIENDEN LA ENSEñANZA TRADICIONAL

El ex nuncio de los Estados Unidos, monseñor Vigano, se unió a los obispos de Kazajstán, que llama ‘ajena’ a la fe católica la lectura del Papa de Amoris Laetitia, en una aparente respuesta al papa Francisco.

3 de enero de 2017.

Cinco obispos han reafirmado las enseñanzas tradicionales de la Iglesia sobre la Comunión para los divorciados vueltos a casar, en una aparente respuesta a las recientes declaraciones del Papa Francisco.

La declaración fue emitida originalmente por tres obispos de Kazajstán: Tomash Peta, arzobispo de Santa María en Astana, Jan Pawel Lenga, arzobispo-obispo de Karagandá, y Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Santa María en Astana, el 31 de diciembre, quienes observaron la fiesta de la Sagrada Familia en el año centenario de Fátima.

Ayer dos prelados italianos, el arzobispo Carlo Vigano, el ex nuncio papal en Estados Unidos y el arzobispo emérito Luigi Negri, agregaron sus firmas, según el sitio web Corrispodenza Romana.

La declaración, que ha sido publicada en varios sitios web, señala que algunas conferencias episcopales han dicho que los católicos divorciados y vueltos a casar pueden recibir la Comunión, incluso si todavía viven en una relación sexual con su nueva pareja.


 

Mons. Tomash Peta, Arzobispo Metropolitano de la arquidiócesis de María Santísima en Astana, su obispo auxiliar Mons. Athanasius Schneider y Mons. Jan Pawel Lenga, arzobispo y obispo emérito de Karaganda.



La enseñanza tradicional de la Iglesia, reafirmada por los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, es que los vueltos a casar solo pueden recibir la Comunión si deciden abstenerse de tener relaciones sexuales.

Si bien algunos obispos han confirmado esta enseñanza recientemente, otros, como los dos obispos de Malta, la han contradicho. Los obispos malteses afirmaron que evitar el sexo puede ser imposible, y que aquellos que decidieron que estaban “en paz con Dios” podrían recibir la Comunión. El Papa, según los informes, elogió esta declaración.

Un documento ambiguo de los obispos de Buenos Aires ha sido interpretado por algunos comentaristas como una contradicción de la enseñanza tradicional, aunque otros no están de acuerdo. El Papa Francisco ha dado a este documento aprobación pública.

En la nueva declaración, los cinco obispos dijeron que algunas declaraciones episcopales que apoyaban la Comunión para los que se habían vuelto a casar habían “recibido aprobación incluso de la autoridad suprema de la Iglesia”, presumiblemente una referencia a las declaraciones del Papa.

En respuesta, los cinco obispos reiteran la enseñanza tradicional, colocando en negrita las palabras:

    No es lícito (non licet) justificar, aprobar o legitimar, ya sea directa o indirectamente, el divorcio y una relación sexual estable no conyugal a través de la disciplina sacramental de la admisión de los llamados “divorciados y vueltos a casar” a la Sagrada Comunión, en este caso una disciplina ajena a toda la Tradición de la fe Católica y Apostólica.

Los obispos argumentan que la tradición de la Iglesia en la Comunión para los vueltos a casar es vinculante [obligatoria], porque sigue la enseñanza de Jesús sobre la indisolubilidad conyugal. No puede haber una contradicción, dicen los obispos, entre “la disciplina de los sacramentos y la fe de la Iglesia en la indisolubilidad absoluta de un matrimonio ratificado y consumado”. Citan al Concilio Vaticano II enseñando que “Los sacramentos no solo presuponen la fe, pero mediante palabras y objetos también la nutren, la fortalecen y la expresan; es por eso que se les llama ‘sacramentos de fe’ “.

El año pasado, los tres obispos kazajos instaron a los católicos a orar por el Papa Francisco, y en particular a orar para que rescinda las pautas pastorales que contradicen las enseñanzas de la Iglesia. Dijeron que la disciplina sacramental es una “costumbre probada, recibida y fielmente guardada desde los tiempos de los Apóstoles y más recientemente confirmada de manera segura por San Juan Pablo II… y por el Papa Benedicto XVI”.

En su nuevo documento, los obispos miran más de cerca los fundamentos teológicos de la enseñanza. Se refieren a otro documento de San Juan Pablo II, Reconciliatio et Paenitentia, que, refiriéndose a los que se volvieron a casar, dice: “La iglesia solo puede invitar a sus hijos que se encuentran en estas situaciones dolorosas a acercarse a la misericordia divina por otros medios, no sin embargo, a través de los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía hasta el momento en que hayan alcanzado las disposiciones requeridas”.

Juan Pablo dijo que la Iglesia no pudo alterar esta disciplina debido a dos principios: primero “compasión y misericordia”, y segundo “verdad y consistencia, mediante el cual la iglesia no acepta llamar bien al mal y al mal bien”.

El político y filósofo italiano Rocco Buttiglione ha argumentado que un sacerdote podría, en lugar de dar la absolución, decir a ciertos penitentes que no están en un estado de pecado mortal. El sacerdote animaría al penitente a recibir la Eucaristía incluso si deciden continuar cometiendo pecados graves. Pero los obispos kazajos citan el Concilio de Trento como una enseñanza de que “La Iglesia no posee el carisma infalible de juzgar el estado interno de gracia de un miembro de los fieles”.

Como consecuencia, dicen, la “no admisión a la Sagrada Comunión de los llamados ‘divorciados y vueltos a casar’ no significa, por lo tanto, un juicio sobre el estado de gracia de alguien ante Dios”. Más bien, es “un juicio sobre el carácter visible, público y objetivo de su situación”. Debido a que los sacramentos y la Iglesia son instituciones visibles, “la recepción de los sacramentos necesariamente depende de la correspondiente situación visible y objetiva de los fieles”.

Los obispos hacen la declaración “ante nuestra conciencia y ante Dios que nos juzgará”, y dicen que están convencidos de que su profesión es un servicio a la Iglesia y al Sumo Pontífice.

 


Noticia tomada del blog  dominusestblog