25 dic 2010 (2)

Celebrando la Navidad

Sábado 25 de diciembre del 2010 a las 12:30 hrs.

 

¿Mi amada hija por qué dudas? ¿No sabes que estás siendo guiada diariamente? Tú sabes en tu corazón con seguridad, que todo lo que necesitas es sentarte, abrir tu corazón y en breve, escucharás Mi mensaje. Confía en Mi: Ríndete/abandónate. Cree que cuando tú me pasas tus miedos, preocupaciones, inquietudes y preguntas,  Yo te las quitaré y te responderé respectivamente. Debes ahora hacerlas a un lado para prestar atención a estos tan urgentes mensajes para toda la humanidad. No dudes en seguir adelante con este trabajo tan sagrado.

 

Ahora presta atención a esto, hija Mía. Como cristianos por todo el mundo, volved a prestar homenaje a Mi nacimiento en Belén. Muchos simplemente  prestarán respeto sin verdadero amor en sus corazones. Muchos, no obstante, vendrán muy cerca de Mi corazón. Otros simplemente se inclinarán, sonreirán y hablarán brevemente del significado de este tiempo tan importante, celebrando el regalo más grande, otorgado a los hijos de Mi Padre, desde el principio. Con todo, cuando Mi hijos, Mis seguidores devotos, celebran la Navidad, están distraídos por la pompa y celebración asociadas con los bienes terrenales/materiales.

 

¿Cuántos cristianos explican a sus niños el significado de Mi nacimiento? ¿Cuántos  recuerdan ellos mismos, la humildad mostrada por Mi amada Madre y Su muy santo esposo San José? ¿Cuántos entienden que me hice hombre para salvar a la raza humana del camino al Infierno?  Fué este simple mensaje que se distorsionó a través de los siglos y fué camuflajeado por la ostentación. No obstante ha sido conocido por los devotos cristianos como un tiempo para reflexionar en su fidelidad a Mí, su Salvador. Por favor, os urjo, hijos, que utilicéis esta Fiesta para rezar por todos aquéllos en el mundo que necesitan despertar al hecho de que tienen una herencia. Esto es en donde un lugar especial ha sido reservado para cada uno de ellos, en el Reino de Mi Padre, que deben decidirse a elegir para aceptarla.

 

El momento para el GRAN AVISO está decidido 

Tan atrapados están Mis hijos, con las noticias cada minuto del día que, mientras esto puede afectar sus vidas, esto no tiene consecuencias en la Vida Eterna. Hijos, es tiempo para todos ustedes de examinar vuestras conciencias ahora, antes del GRAN AVISO que precede Mi Segunda Venida. Utilizad la oración con vuestras propias y simples palabras para pedir guía Divina. El tiempo para el GRAN AVISO está ahora decidido. Estad alerta. Estad en guardia.

 

Vuestro Divino Salvador y Justo Juez, Jesucristo