jun 22 2011 El Aviso demostrará que Dios existe

05.05.2016 23:20

Miércoles 22 de junio de 2011 a las 19:00 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, ahora fortalecida, habiendo soportado la peor prueba hasta el momento, te moverás para impartir Mis urgentes súplicas al mundo entero.

Ellos, Mis amados hijos, necesitan saber que cuando venga pronto, ellos estarán cara a cara Conmigo. Cuánto añoro mostrarles que realmente Existo y cómo espero la alegría en sus rostros cuando presencien Mi Amor y Misericordia.

Pues muchos de Mis hijos caerán y llorarán lágrimas de alivio, lágrimas de alegría y felicidad, lágrimas de asombro y amor. Ya que, por fin, será posible vivir una Nueva Vida a partir de ahí, donde todos puedan seguir la verdad de Mis Enseñanzas.

Mis hijos no se darán cuenta del significado de este Gran Acto de Misericordia, el Don más grande jamás otorgado a la humanidad dese Mi Crucifixión. Porque será a través de este Don del Aviso que los ojos de los hombres finalmente se abrirán a la Verdad de su entera existencia en esta Tierra y más allá de ella.

Aquellos que están vivos en este mundo hoy deben comprender cuán privilegiados son de que se les dé la prueba de la Existencia de Dios, el Padre Eterno y de Mí, Su amado Hijo, aunque esto esté más allá de su comprensión.

 

Después del Aviso no regresen a sus antiguos caminos

Les ruego a todos ustedes, a que cuando hayan visto Mi Presencia y se les haya mostrado cómo el pecado no solo me ofende, sino que los impulsa hacia abajo por el sendero al Infierno, que no deben regresar a sus antiguos caminos.

El periodo después del Aviso es crucial para la paz del mundo y su salvación. No rechacen este Don. Sujétenlo con ambos brazos. Permitan que el Aviso los traiga como uno en Mí. Cuando hagan esto y recen por guía, serán recompensados con el Nuevo Paraíso en la Tierra donde no les faltará nada.

Regocíjense. Escúchenme. Hagan caso a Mi Mensaje y permítan que Mi amor los envuelva hacia Mi glorioso Reino.

Los amo a todos. La próxima vez cuando sientan una repentina sensación de amor en su corazón por uno de sus semejantes, recuerden que este Regalo viene de Mí. Sin amor no hay vida.

Su Divino Rey de Misericordia

Jesucristo, Hijo de Dios el Padre Eterno