9 ene 2015 Si falta el amor, Yo estoy ausente en el alma

20.01.2015 21:14

Viernes 9 de enero de 2015 a las 15:30 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, es hora de que los Cristianos de todo el mundo se unan en contra el desprecio que es mostrado por miles de millones en contra de la Verdad - la Santa Palabra de Dios.

Todo pecado contra Dios es ahora considerado como aceptable a Mis Ojos. Los pecados que son abominables para Mí pronto se presentarán como siendo santos ante Mis Ojos, pero esto jamás puede ser. Si vosotros presentáis algo, que no viene de Mí, y lo colocáis delante de Mí en Mis Iglesias, entonces me causáis un gran dolor.

Nunca ha sido tan difícil para los Cristianos seguir Mi Espinoso/Escabroso Camino como lo es hoy. Mentiras, mentiras, mentiras, se os están dando en Mi Nombre, y nunca debéis olvidar Mis Enseñanzas o seréis engañados por aquellos que conspiran en contra de la Palabra de Dios. Ser Cristiano requiere mucho más que declarar serlo. Si sois verdaderos Cristianos entonces haréis todo lo que os enseñé y seguiréis la Santa Doctrina contenida en la Santa Biblia. Reconocer/admitir Mi Palabra es una cosa, pero llevar a cabo lo que Yo enseñé es otra.

Amarse los unos a los otros nunca es fácil debido a la existencia del pecado. Amar a vuestros enemigos supone una gran carga sobre vosotros pero si oráis por las gracias para hacerlo, entonces encontraréis que vuestro amor por Mí crece. Si me amáis verdaderamente estaréis libres de odio, y entonces podréis encontrar la verdadera paz de la mente y el alma. Si vosotros permitís que Satanás os incite/provoque a odiar a otros, vais a caer en una terrible oscuridad. El odio es como una mala hierba que crece y se propaga rápidamente. Cuando el odio se encona(se agudiza) en el alma, éste con el tiempo, la devorará por completo. Esto traerá consigo una inquietud angustiosa y los que estén llenos de él nunca encontrarán la paz. El odio engendra odio y se propaga rápidamente de un alma a la siguiente. Una vez que Satanás se establece en estas almas, nunca las abandonará hasta que se arrepientan y muestren verdadero remordimiento.

El Amor sofoca toda clase de odio pero, a menos que retiréis/apartéis vuestras almas de aquellos que incitan al odio, seréis sumergidos en la desesperación. No puedo salvar un alma que no se arrepienta de su maldad. Espero vuestra confesión y cuando vengáis a Mí y me supliquéis que os exima/libere de la maldición del odio, Yo estiraré el brazo(tenderé la mano) y os regresaré de la mano hacia Mi Refugio de Paz.

La paz y el amor solo pueden venir de Dios. Procurad siempre buscarme porque Yo Soy el Amor. Si falta el amor, Yo estoy ausente en el alma.

Vuestro Jesús