2 nov 2014 Llegaré en el momento cuando menos lo esperéis

13.02.2015 14:48

Domingo 2 de noviembre de 2014 a las 17:20 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, deseo que todos vosotros, Mis Seguidores Preciosos, confiéis en todo lo que os enseñé y en todo lo que Yo os digo ahora, porque todos Mis Planes están de acuerdo con la Voluntad de Mi Padre Eterno. Nunca debéis temer el futuro porque todo está en Sus Santas Manos.

Confiad y encontraréis la paz. Mi Plan se realizará finalmente y todo sufrimiento será derrotado y todo mal abolido. Es el momento de aceptar la Verdad, aunque pueda ser aterradora. Cuando ponéis toda vuestra confianza en Mí, Yo aliviaré vuestra carga y Mis Gracias os llenarán de Mi Amor, el cual os traerá gran consuelo en estos tiempos angustiosos.

Vendré en el momento cuando menos lo esperéis y hasta entonces vosotros debéis orar, orar, orar por los que no me conocen, así como también por aquellos que sí lo hacen, pero que se niegan a aceptar/admitir Quién Soy Yo.

Sigo virtiendo sobre vosotros el Don del Paráclito para asegurar que no os alejéis de Mí. Cada Regalo(Gracia/Bendición) será otorgado a los que me aman con corazones humildes y contritos. Mi amor no llegará, sin embargo, a esas almas que eligieron honrarme en sus propios términos erróneos. Tampoco va a tocar los corazones de las almas obstinadas que creen que me conocen, pero cuyo orgullo les ciega a la Verdad, dada a ellos desde el principio.

La Verdad viene de Dios. La Verdad vivirá hasta el fin de los tiempos. La Verdad será revelada en su totalidad, en breve, y luego traspasará los corazones de aquellos que rechazaron Mi Mano de Intervención. Entonces, Mi Ejército todos a la vez, se levantarán en la Gloria de Dios para proclamar la Verdadera Palabra de Dios hasta el último día. Ellos traerán consigo las almas de los paganos que se darán cuenta de que hay solo un Dios. Éstos no serán los paganos que no me aceptarán. En su lugar, estarán las almas de los Cristianos a quienes se les dio la Verdad, pero que van a caer en grave error. Es por estas almas Cristianas que Yo más languidezco, y es por ellos que os pido que oréis a todas horas del día.

Vuestro amado Jesús