18 sep 2011

21.10.2012 19:50

Error clásico hecho al tratar de acercarse a Mí
Domingo 18 de septiembre de 2011 a las 18:50 hrs

Vengo en Nombre de Jesucristo, el Hijo del Dios Altísimo. Soy Él.

Mi muy querida bienamada hija, ¿Por qué el hombre sigue buscando respuestas a su existencia a través de la ciencia? Buscan y buscan, pero las respuestas que vienen son falsas y tan lejos de la Verdadera Existencia del campo espiritual del Reino de Mi Padre, que tienes que rezar por estas almas.

Sé que aceptar la Verdad de Mi Existencia y la de Mi Padre amado es muy difícil hijos. Porque cada vez que sus ojos vislumbran la Verdad, Satanás vuelve la cabeza de ustedes hacia otro lado. La mayor parte del tiempo él usará la lógica para convencer a Mis hijos de que el Reino de Mi Padre es solo un producto de la imaginación de la gente. A continuación, utilizará las comodidades del mundo material para convencerles de que estas deben ser la prioridad para ustedes.

Luego están las almas que comprenden la Verdad. Ellos cometen un error clásico al tratar de acercarse a Mí. Es fácil para ellos asegurarse de que una vez que los bienes materiales están asegurados, pueden entonces moverse adelante en su propia jornada espiritual. Pero no es así como funciona. Ustedes deben, por todos los medios, proteger a sus familias y sus hogares. Deben alimentar a los que dependen de ustedes. Después de esto, deben ponerme en primer lugar antes que todos los bienes terrenales. Esto será su pasaporte al Cielo. El hombre no es nada sin Dios. No hay lujos materiales que puedan ser, o que sean sustituidos por el Amor de Dios. Tampoco pueden ser retenidos o darles el mismo valor a estos, si es que ustedes quieren realmente abrazarme en su corazón.

Confíen en Mí, y el resto será atendido. Si ustedes tratan de hacer todo por su cuenta y aferrarse a la riqueza, y así poder tener lo mejor de ambos mundos, se sentirán decepcionados.

Recuerden que Mi amor por ustedes alimentará sus almas. La riqueza material alimentará sus deseos corporales, pero decaerá con el tiempo y se quedarán sin nada.

Por favor hijos, sin importar lo difícil que sea, déjenme guiarlos por el camino verdadero hacia la felicidad eterna. Solo pídanme Mi ayuda y Yo responderé.

Su amado Maestro y Salvador
Jesucristo