030 mar 2012 Os suplico: No me crucifiquéis de nuevo

18.02.2015 18:11

 

Viernes 30 de marzo de 2012 a las 15:00 hrs.

Mi muy querida bienamada  hija, es importante que todos los hijos de Dios comprendan por qué morí para salvar al mundo de la condenación eterna.

Satanás, ha reinado en los corazones de la Humanidad desde la caída de Adán y Eva, ésto ha significado que él ha robado almas exitosamente.

La mayoría de la Humanidad no aceptaría la Palabra de Dios, especialmente los Mandamientos, dados a ellos por Moisés.

Fuí entonces enviado para asegurar que a la Humanidad le fuera dada la verdad con la esperanza de que el mundo aceptaría ésto y regresaría al Padre.

Mientras muchos aceptaron Mi Santísima Palabra, la mayoría rehusó a aceptarme como el Mesías.

La verdad es que ellos no habrían aceptado a nadie, incluyendo a los profetas, porque ellos estaban contentos de vivir en pecado, lo cual atrapó sus almas.

Si ellos me hubieran aceptado, Yo habría reinado en la Tierra, y la Humanidad entera habría disfrutado la Salvación Eterna.

En vez de eso, fuí rechazado. Los judíos, Mi propio pueblo, me despreció.

Los fariseos, me miraron con desprecio, aún cuando oyeron Mi Santa Palabra, no pudieron simplemente ignorarme.

Ésto es porque Mis Palabras provocaron una Luz en sus almas, que encontraron difícil de descartar.

Así que ellos volvían a Mí una y otra vez a preguntarme.

Hoy día ocurre lo mismo. Aquellos de vosotros que pretendéis negar Mi palabra hablada a través de Mi profeta, no podéis simplemente alejaros.

A pesar de vuestras pretensiones de rechazo, seguís regresando una y otra vez.

Con el tiempo aceptaréis Mi Palabra dicha para vosotros hoy.

No debéis cometer el mismo error, hecho por aquellos, que nó solo me rechazaron sino que me crucificaron.

Os suplico: No me crucifiquéis de nuevo.

Permitidme dirigiros a la Salvación, escuchándome ahora, mientras os hago una llamada desde los Cielos, para prepararos para la salvación y para Mi Nuevo Paraíso.

 

Vuestro Bienamado Jesús