023 may 2014 No tenéis que comprender los Caminos* de Dios – simplemente debéis aceptarlos

30.01.2015 17:33

Viernes  23 de mayo de 2014 a las 18:00 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, venid, todos los que me amáis, y traedme vuestro amor, porque Estoy en gran necesidad de consuelo. Yo Soy vuestro Jesús, el Hijo del hombre, Salvador del mundo, y sin embargo, lloro. Cada Gracia legada(transmitida) al hombre me es lanzada de vuelta por las almas ingratas. Mi generoso Corazón está abierto, así puedo atraer a todos vosotros hacia Mí, pero os alejáis. Incluso aquellos de vosotros que me amáis, no me dais de vuestro tiempo. En lugar de hablarme, habláis vosotros entre sí sobre Mí. Demasiado hablar sobre el Misterio de los Planes de Dios y de lo que está por venir, puede causar distracción y confusión. El exceso de análisis y el así- llamado debate inteligente os aleja de Mí. 

Vosotros no tenéis que comprender los Caminos* de Dios - simplemente debéis aceptarlos. Nunca os pedí que entendierais el Misterio de Mi Divinidad, porque las almas que verdaderamente me aman, me amarán por Quien Yo Soy y no por lo que traigo. Ellas no van a buscar la gloria para sí mismos. Ellas no van a desarrollar su espiritualidad para simplemente ganar una posición en Mi Reino. Ellas nunca van a utilizar el conocimiento que tienen de Mí de una manera jactanciosa/exaltada para ganar puntos. Las almas que residirán en Mí son las almas que no piden nada, únicamente aquello que piden para el bien de su propia alma y para el de los demás.

Cuando vosotros digáis que me representan, no habléis ni gritéis sobre lo mucho que decís conocerme. Simplemente tenéis que mostrar amor hacia los demás y seguir Mis Enseñanzas con un alma vacía de orgullo. Por consiguiente, si sois verdaderamente Míos, vais a dedicar menos tiempo tratando de definir lo que Yo os he dicho, lo que os he enseñado y lo que prometí. Os pido que vengáis a Mí y dediquéis más tiempo Conmigo en silenciosa/tranquila contemplación. Cuando hacéis esto, Yo Mismo me revelaré a vosotros más claramente y sabréis en vuestros corazones lo que realmente significa estar a Mi servicio de verdad. 

Vuestro Jesús

 

Caminos de Dios* = en este caso entiéndase como “las maneras/el modo que utiliza Dios para hacer algo”