01 ene 2015 El único peligro para la humanidad es el hombre mismo

20.01.2015 20:54

Jueves 1° de enero de 2015 a las 23:50 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, la persona que persevera en la oración llegará a estar más cercana a Mí.

Con tanta confusión en el mundo y entre Mi Iglesia en la tierra, el desafío para la humanidad es de ser capaces de diferenciar entre el bien y el mal a los Ojos de Dios. Pero, para muchos Cristianos, ellos serán atraídos lejos de Mí por una nueva forma global de evangelización, que se centrará exclusivamente en la política. En lugar de ser alentados a seguir siendo fieles a Mí y confiar en todo lo que Yo Soy, seréis apartados de Mí. Nunca debéis confundir Mi Palabra con las aspiraciones de un mundo secular. Siempre he puesto en claro a la humanidad, a través del Libro de Mi Padre, de los peligros de hacerlo. Un mundo secular sirve solo a sus propias necesidades y los hombres de poder, ambición y aspiraciones egoístas crean las reglas que lo rigen.

Tanta desinformación se ha propagado en relación con el medio ambiente, siendo que solo Dios puede dictar cómo se comporta la tierra. El hombre puede perjudicar y dañar la tierra pero nunca puede destruirla, porque todas estas cosas están en las Manos de Dios. La falta de confianza en Dios significa que el hombre cree que tiene control sobre el universo. El hombre necio piensa que sus acciones pueden cambiar las Leyes de Dios. El hombre sabio sabe que Dios es Todopoderoso y mientras Él sea venerado, y Sus Leyes obedecidas, la supervivencia del hombre estará entonces garantizada/asegurada. La supervivencia de la tierra no tiene nada que ver con el hombre mortal. Solo Dios tiene el poder de controlar el aire que respiráis; el agua que bebéis y la capacidad de sostener la vida. El único peligro para la humanidad es el hombre mismo.

El hombre engañará a los demás en aras de la ganancia personal. Mentirá si es para ventaja suya y cuando le convenga. La confianza se rompe fácilmente y ahora estáis viviendo en una era en la que debéis saber que la tierra seguirá siendo como lo era antes y que cualquier trastorno climático es por la Mano de Dios. La intervención del hombre en una creación divina semejante solo se permitirá si está de acuerdo a la Voluntad de Dios.

Mi Iglesia es Mi Cuerpo. Todos los que creen en Mí, son parte de Mi Cuerpo. Los que son parte de Mí seguirán Mis Enseñanzas. Los que dicen que guían a Mis seguidores deben cumplir con la Palabra de Dios. Su labor es defender la Verdad - no desviarse de ella.

Si estáis siendo apartados de Mí, y si Mi Palabra está siendo rechazada por el mundo, el deber de Mis siervos/servidores consagrados entonces, es recordar al mundo lo que está bien y lo que está mal. Cuando se excluyen ellos mismos de los asuntos que se refieren al alma a cambio de asuntos que apuntan al socialismo, sabed que esto es un engaño sutil y astuto. Esto también traiciona toda confianza en Mí.

Vuestro Jesús