¿Triunfa la «homoherejía»?

¿Triunfa la «homoherejía»?

13 febrero, 2018

I. Ratzinger y la crisis de pederastia

Durante el pontificado de Benedicto XVI la pederastia fue un flagelo que continuó hiriendo a la Iglesia, especialmente en Europa y Estados Unidos, y entre los países europeos en Irlanda y Bélgica.

El Papa Ratzinger trabajó arduamente para detectar los «focos de infección» y combatió férreamente ese mal intraeclesialmente, para purificar y reparar, después de la gran crisis en los Estados Unidos y principalmente en la Arquidiócesis de Boston donde cerca de trescientos clérigos y religiosos fueron acusados de pederastia, denuncias que como sabemos, provocaron compensaciones millonarias y enormes pérdidas económicas, una crisis de fe y abandono de miles de bautizados de la práctica católica. La arquidiócesis de Boston, por ejemplo, se vio obligada a cerrar decenas de parroquias.....

 

II. De la homoideología a una homoherejía

El sacerdote polaco P. Dariusz Oko, en 2012 denunció la existencia de una «homoideología» y «homomafia» en toda la Iglesia:

«Di comienzo a mi obra contendiendo contra una amenaza mortal externa al Cristianismo, pero luego descubrí gradualmente que la división no es tan simple. El enemigo no está solamente fuera de la Iglesia sino también dentro de ella, en ocasiones perfectamente camuflado como el caballo de Troya. Lidiamos no solamente con el problema de la homoideología y el homolobby fuera de la Iglesia, sino también con un problema análogo intramuros, donde la homoideología adquiere la forma de una homoherejía».

Deja muy en claro que la mayoría de los casos de abusos de menores se dieron en adolescentes no en niños, «el hecho de que esto haya sido cuidadosamente ocultado e ignorado revela claramente la hipocresía del homolobby en el mundo y en la Iglesia».

En su escrito el autor sin ambages afirma que «si el lobby homosexual existe y tiene algo que ver en las estructuras de la Iglesia, es porque nosotros se lo permitimos, nos rendimos, nos retiramos, hacemos de cuenta que no existen y así por el estilo… le debe haber sido permitido al lobby hacer lo que quisiera por un largo tiempo para que tal situación fuera -y todavía sea- posible», y cita al P. Józef Augustyn S.J., quien dijo: «El problema, en mi opinión, no está “en ellos” sino en nuestra reacción “ante ellos”.», concluyendo que «para que ese mal se oculte y se tolere, es necesario que ciertas personas ocupen puestos clave, y no sólo es necesario que haya un homolobby, sino también que exista una homocamarilla o una homomafia»....

 

III. Pontificado de Jorge Mario Bergoglio

Jesuitas de varios países han tomado postura a favor de la despenalización del aborto, como el chileno Felipe Berríos, o, el Padre Carlos Novoa, teólogo, filósofo y médico, que dio su apoyo al aborto en Colombia, «postura personal» avalada por el también sacerdote jesuita y Rector de dicha otrora prestigiosa universidad, Padre Joaquín Emilio Sánchez García.[6]

También los sacerdotes jesuitas chilenos Eduardo Silva, Pablo Walker y Juan Cristóbal Beytía, «se han manifestado abiertamente a favor del reconocimiento de las uniones homosexuales no solo en la ley civil sino en la propia Iglesia».

El P. Alain Thomasset, S.J., ahora miembro de la Pontificia Academia para la Vida, fundada por Juan Pablo II, es un defensor del uso de los anticonceptivos y niega la doctrina de la existencia de actos intrínsecamente malos. Ha tomado partido a favor del reconocimiento de las parejas del mismo sexo en la Iglesia, porque considera que «una relación homosexual vivida en la estabilidad y la fidelidad puede ser un camino de santidad». Afirma que la Iglesia no define verdades morales definitivamente.

Ya es larga la lista de nombramientos, de marxistas y promotores de la homoherejía, por parte del actual pontífice en instancias eclesiales del más alto nivel....

 

Ver la noticia completa aqui: Adelantelafe.com