Dedicad el mes de junio en contemplación silenciosa

28.05.2015 20:24

Dedicad el mes de junio en contemplación silenciosa como fuisteis instruidos por Mi Bienamada Madre

Domingo 03 de junio de 2012 a las15:30 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, Mis seguidores deben dedicar el mes de Junio en contemplación silenciosa como fuisteis instruidos por Mi Bienamada Madre. 

Este mes es el tiempo cuando, a través de la Cruzada de Conversión, mucha gente puede recibir las gracias de la conversión instantánea, a través de los sacrificios hechos por aquellos de vosotros que respondáis a Mi Madre, la Madre de la Salvación. 

Vosotros  necesitáis estar en silencio este mes. 

Por favor, os insto a visitar vuestras iglesias tanto como podáis, para recitar la Coronilla de la Divina Misericordia a las 3 de la tarde. 

Los católicos por favor recibid Mi Sagrada Eucaristía todos los días si es posible durante este mes. 

Porque este mes será el tiempo en que se están ultimando los planes, silenciosamente en movimiento para  aumentar los conflictos en el Medio Oriente. 

Sed fuertes. Sed pacientes. Sed humildes de corazón. 

Someted vuestra voluntad a Mí y ofreced  vuestras pruebas y sacrificios por la conversión de todos los pecadores

Id en paz Mis bienamados seguidores. 

Mi Espíritu Santo os está cubriendo a todos vosotros en este momento, mientras Yo os llamo a esta devoción especial.

Vuestro bienamado Jesús

 

-------------------------------------------

Madre de la Salvación: Junio, mes de la Cruzada de Conversión
Jueves, 31 de mayo del 2012, a las 21.00 hrs.

Mi niña, Satanás y las almas que él ha infectado están haciendo todo lo posible para socavar la Santísima Palabra de Mi Hijo.

Recuerda siempre que Satanás planta las primeras semillas de la duda en los corazones de las almas elegidas.
Los que derramarán la mayor condena sobre estos Santos Mensajes serán aquéllos que están íntimamente unidos a Mi precioso Hijo.

Al hacer esto, Satanás gana almas.

No le dejes hacerlo, hija Mía. Aléjate y no te enredes con él.

Mi Hijo nunca defendió su Santa Palabra, ni tú deberías sucumbir a esa tentación.

La magnitud de la influencia satánica está creciendo y se está esparciendo por todo el mundo.

Cuánto sufren Mis pobres hijos, y Yo lloro lágrimas de dolor cuando veo su consternación y su dolor.

Rezad, hijos Míos, por la paz en estos tiempos, para que los hijos de Dios en todas partes se vuelvan hacia Mi Hijo para pedirle fortaleza.

Solamente la intervención divina, dada por medio de las gracias obtenidas por vuestras oraciones, puede aliviar vuestro dolor y sufrimiento.

Mi Hijo anhela que las almas se vuelvan hacia Él, porque sólo Él puede darles el consuelo que necesitan. Ninguna otra cosa proporcionará alivio al tormento que ahora soportáis.

Hijos, os urjo a que dediquéis el mes de junio a la conversión de la humanidad y para asegurarnos de que los hombres buscarán la salvación.

Llamad a este mes el mes de la Cruzada de Conversión y rezad, como uno solo, por medio de los grupos de oración en todo el mundo.

Aquí está la oración de la Cruzada para la Cruzada de Conversión.

Oración de la Cruzada (58): Oración de la Cruzada de Conversión
Oh querido Jesús,

me dirijo a Ti para pedirte que acojas a todos los hijos de Dios y los cubras con Tu Preciosa Sangre.

Haz que cada gota de Tu Sangre cubra a cada alma para protegerla del maligno.

Abre los corazones de todas las almas, especialmente los de las más endurecidas y de aquellas que, Te conocen, pero están manchadas con el pecado del orgullo, para que se postren y supliquen que la Luz de Tu Amor inunde sus almas.

Abre sus ojos para que vean la Verdad, para que la aurora de Tu Divina Misericordia descienda sobre ellos, de tal modo que se cubran con los Rayos de Tu Misericordia.
Amén”.

Hijos, debéis ayunar un día a la semana durante el mes de junio.

Debéis recitar Mi Rosario y la Coronilla de la Divina Misericordia diariamente.

Haciendo esto, hijos, salvaréis las almas de millones de personas por medio de la Misericordia de Mi Hijo Jesucristo.

Vuestra amada Madre
Madre de la Salvación