9 jun 2014 El amor es la única manera para derrotar al odio. El odio no puede derrotar al Amor si este viene de Dios

12.02.2015 21:46

Lunes 9 de junio de 2014 a las 21:42 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, cómo anhelo llegar a aquellos que han perdido la fe y los que ya no creen en Mí, así como también a los ignorantes.

Estos Mensajes son para el mundo - no solo a los elegidos, que me saludan con todos los honores y cuyas almas están llenas de amor para Mí. Os amo a todos, pero confío en los fieles para difundir la Palabra de Dios, a fin de encender dentro de los endurecidos corazones cerrados el fuego de Mi Amor. 

Si me amáis, haréis a los demás todas las obras buenas que Yo os enseñé. Trataréis a los demás, como Yo os he amado. Seráis pacientes con los que os desprecian por llevar el distintivo del cristianismo. Abrazaréis a los débiles: les enseñaréis Mi Amor en todo lo que decís y hacéis. Ser cristiano significa defender Mi Palabra en todos los sentidos. Jamás debéis olvidar que Mi Amor es Divino. Mi Divinidad es irreprochable/intachable y el Poder del Espíritu Santo es invencible cuando está presente en cualquier Obra/Trabajo que sea Mía. Mis Obras son poderosas y crecerán y se extenderán como una fuerte ráfaga de viento con una velocidad que está más allá de vuestra comprensión. Así que cuando me doy a conocer con Mi Palabra - Mis Mensajes al mundo - si vosotros me abrazáis, mostraré gran Misericordia a todos los que acepten Mi Copa voluntariamente.  Cuando aceptáis los Dones que os doy y los utilizáis, como Yo deseo que lo hagáis, por el bien de los demás, entonces grandes milagros de conversión se llevarán a cabo. Mi Amor, cuando vosotros lo aceptéis de Mí, se extenderá a los demás. Cuando otros reciban vuestro amor, ellos también reconocerán de dónde viene éste.

Mi Amor, cuando es infundido dentro de vuestras almas, a través del Poder del Espíritu Santo, os hará arrodillarse delante de Mí, llorando de alegría. No os equivoquéis; vosotros reconoceréis el Amor de Dios al instante cuando éste perfore vuestro corazón por el Poder del Paráclito. Entonces comprenderéis el Poder del Amor porque Yo Soy Amor. Yo Soy el Poder por el cual todos los demonios, cada ángel caído y el mismo Satanás caen al suelo en agonía, porque ellos no tienen ningún poder sobre Mí.

Cuando vosotros permitáis que Mi Amor llene vuestras almas, vosotros también tendréis el poder, dentro de vosotros, para vencer toda clase de mal en el mundo. Mi Amor destruye el poder de Satanás y de todos sus demonios. Mi Amor será vuestra arma en contra de la maldad, que tendréis que enfrentar, porque habláis en Mi Nombre. Aceptad Mi Amor y amad siempre a Mis enemigos. No odiéis a Mis enemigos, porque eso es exactamente lo que el maligno quiere que hagáis, y de ésta manera pueda propagar el odio. El Amor, cuando se extiende/esparce, suscita amor dentro de otros así como el odio genera la duda, el miedo y la ira. El amor es la única manera para derrotar al odio. El odio no puede derrotar al Amor si este viene de Dios.

Deseo daros esta Cruzada de Oración para protegeros del odio. 

Cruzada de Oración (156) Protección contra el odio:

Querido Jesús, dame Tu Amor y abre mi corazón para aceptar Tu Amor con gratitud. Por el Poder del Espíritu Santo, deja que Tu Amor brille sobre mí, para que me convierta en faro de Tu Misericordia.

Rodéame con Tu Amor y deja que mi amor por Ti diluya todo tipo de odio, que encuentre cuando propage(difunda) la noticia de Tu Palabra. Derrama Tu Misericordia sobre nosotros y perdona a aquellos que te rechazan, te insultan y quienes son indiferentes a Tu Divinidad, y dales el Don del Amor. 

Deja que Tu Amor resplandezca todo en los momentos de incertidumbre, de una fe débil, en tiempos de pruebas y sufrimientos y, por el Poder del Espíritu Santo, ayúdame a llevar la Verdad a los que están más necesitados de Tu Ayuda. Amén

 

Mis queridos seguidores, necesitaréis Mi Protección más que nunca a medida que esta Misión crece. Mi Amor siempre os cubrirá y me daré a conocer a vosotros a través de Mi Palabra, por la Gracia del Espíritu Santo y por la conversión, a través de la oración, que esta Misión de Salvación traerá al mundo. 

Nunca dudéis de Mi Divinidad o del Poder de Dios, porque sin Mí no sois nada.

Vuestro Jesús