4 abr 2012 Por favor rezad Mi Divina Misericordia y empezad Mi Novena el Viernes Santo

23.03.2015 21:38

Miércoles, 4 de abril de 2012 a la 1:00 hrs.

Mi muy querida bienamada  hija, el momento está casi aquí para que el mundo reflexione sobre Mi Muerte en la Cruz.

Este es el tiempo durante el 2012 en el que Yo urgentemente necesito vuestras oraciones para aquellos que no me reconocerán y por aquellos que no saben acerca de Mí.

Dependerá de vosotros Mis amados seguidores, el ayudarme a salvar aquellas pobres almas, a quienes necesito traer cerca de Mi pecho, para que así pueda prepararlas para Mi Nuevo Paraíso.

Hijos, necesito que recéis Mi Coronilla de la Divina Misericordia y comiencéis la Novena de la Divina Misericordia desde el Viernes Santo.

Es importante que tantos como podáis de vosotros completéis esta Novena por las demás almas. Recibiréis grandes gracias y por esto Yo nunca os abandonaré. Os salvaré vuestra alma cuando vengáis delante de Mí en el Día del Juicio.

Nunca os canséis de rezar para salvar a otras almas. Vosotros sóis Mi ejército y a través las gracias que os doy, trabajaréis Conmigo para limpiar la Tierra del Pecado, antes de Mi Segunda Venida.

Orar no es fácil para todos vosotros. La mejor manera es que os unáis a Mi Dolorosa Pasión y meditéis en Mi sufrimiento, y, en particular, en Mi Agonía en el Huerto. Mi Gran Misericordia estará entonces en su máxima potencia. Fue precisamente por los pecadores, incluidos esos paganos que nunca tuvieron la oportunidad de conocerme, por quienes más Me angustié.

Aquellos de vosotros, que me amáis, sabed esto:

Cuanto más plenamente confiáis en Mí, más fuerte es Mi Misericordia. Más puedo  perdonar. Mi Misericordia es Tan Poderosa que puede borrar los pecados de toda la humanidad.

Aquellos que creen en Mí, creédme, pueden alcanzar una gran santidad, solo ayudando a salvar las almas de sus hermanos y hermanas como prioridad. Ellos  hacen esto por puro amor por Mí, porque saben que esto Me trae mucho consuelo.

Vosotros, Mis puros y justos seguidores que me amáis tanto, sabed que es por la  generosidad de vuestro corazón que Yo puedo salvar a los pecadores.

Pecadores, debéis comprender, que sóis vosotros por los cuales morí y sois vosotros por los que estoy más sediento de entre todos. Muestro una gran compasión por los pecadores.

Pero, vosotros Mis seguidores, que sóis también pecadores, debéis confiar en Mí completamente. Por hacer esto, concedo una gran cantidad de gracias especiales.

Cuanto más Me pedís ayuda, más recibís. Es por esta unión que vosotros y Yo tenemos entre nosotros, que me podéis ayudar a salvar otras almas de ahogarse en la desesperación y en la desesperanza.

Recordad el poder de Mi Novena de la Divina Misericordia y la cantidad de almas que salvaréis para Mí este año.

Vuestro amado Jesús