30 nov 2010 Búsqueda de riqueza

19.09.2012 23:48

 

Martes 30 de noviembre de 2010 a las 12:00 hrs.

Mi amada hija, concéntrate y escucha lo que tengo que decirte. Ahora estás en la agonía de una transición del tiempo en que recibiste el primer mensaje a los actuales. Por favor entiende que estos mensajes provienen de Mí y por favor deja ya de dudar. Esto te permitirá concentrarte en el trabajo para el cual has sido llamada.

En relación a los asuntos que están sucediendo en el mundo, ahora se está haciendo más claro, día a día, lo que el perverso orden mundial está tratando de infligir al mundo. Las Naciones Unidas, uno de los muchos frentes de este Nuevo Orden Mundial, están tratando de acabar con todas Mis enseñanzas y usarán toda arma letal a su disposición para hacerlo.

No temas porque Mis seguidores lucharán mucho y no me negarán, especialmente en aquellos países que están consagrados a Mí y que tienen una Fe devota e inquebrantable.

Ellos no se echarán para atrás y no lo permitirán. Pero muchos, debido a los esfuerzos involucrados para asegurarse de que sus hijos sean guiados en la luz, estarán indefensos.

Como te expliqué anteriormente la ira de Mi Padre Eterno está a punto de ser mostrada en la tierra, conforme el hombre avanza paso a paso en su intención de repudiarme. El mundo se ve igual. La gente parece igual. El mundo de la televisión con su atractivo de color de rosa parece igual. Las personas entierran sus cabezas en la arena. Piensan que el mundo seguirá como está. Tristemente están equivocados. Mi deber para con Mis hijos es salvarlos. No permitirles que continúen siendo succionados  a un hueco vacío de promesas, sueños vanos y falsas ambiciones. Estos son los placeres a los que ustedes les dieron lealtad durante muchos, muchos años. Estas son las promesas que a aquellos de ustedes, por causas ajenas a la propia, se les convenció de que eran el camino a seguir para obtener autoestima. Ganancia personal. Recompensa personal. Se les dijo que cuidaran del número uno sin importar el costo. El número uno siendo ustedes. Ustedes con sus ambiciones, lujuria por las riquezas para ustedes mismos y sus hijos, deseo de ser mejores que sus hermanos y hermanas, y una implacable búsqueda constante de auto aclamación, fueron engañados.

Estas ambiciones fueron alimentadas a Mis hijos, a través del atractivo y brillo de estas ambiciones, por el engañador. Muchos de Mis hijos se reirán de este mensaje y dirán que esto no es verdad. Desafortunadamente el engañador existe y la mayoría de Mis hijos no aceptan que sí existe.

Él es astuto porque se oculta detrás de las cosas, de la gente, de los hechos y de estímulos atractivos. Su encanto lleno de glamour hace que, en hoy día, si se le pregunta a una persona si aceptaría, dinero o la oportunidad de reunirse con su familia perdida, y ellos optarán por el dinero. Pregúntenle a otros si traicionarían a su hermano o hermana por ganancias materiales. Y la respuesta será sí. Pregúntenle a un niño pequeño si cambiaría su vida sencilla por una vida maravillosa y emocionante y la respuesta será sí.

¿Por qué entonces a Mis hijos les resulta difícil entender que una vez que el gran premio les ha sido otorgado sienten entonces que necesitan más y más? Un hombre rico que gana una vez continuará constantemente para conseguir más. La razón de esto es que los regalos de Satanás dejan una cruda sensación de vacío dentro, que ustedes no comprenden. Así que continúan en su búsqueda de querer más y usualmente es a expensas del bienestar de su prójimo. Ningún hombre consigue una enorme riqueza sin que la gente que encontró en el camino haya sufrido de algún modo. Ninguna persona que tenga fama llega allí a menos de que alguien más haya tenido que arreglárselas sin algo. Un hombre que no comparte su riqueza está condenado. Una persona que no tiene nada tiende a compartir más que los que han sido bendecidos con comodidades materiales.

 

Mis enseñanzas no pueden ser diluidas

¿Por qué Mis hijos ignoran estas Enseñanzas, que se enseñaron por Mis apóstoles desde que el nuevo Testamento (Escrituras) fue redactado? ¿Por qué no prestan atención a la doctrina que contienen? ¿Creen que fueron escritas por Mis discípulos para que la gente no escuchara? Estas enseñanzas no han cambiado desde que dejé esta Tierra. Están ahí por una razón. Pueden cambiar su interpretación, diluirlas, añadir nuevos significados o borrar algunas partes, pero una cosa permanecerá. Y esa es la Verdad. La Verdad siempre permanecerá la misma. No puede cambiar ni será cambiada para adaptarse a la humanidad. Presten atención ahora. Incorpórense y escuchen. No pueden esperar seguir esta ruta y entrar al Reino de Mi Padre. Muchos de ustedes justifican la riqueza y la gloria que ganan y se lo atribuyen a la suerte. De lo que pueden no darse cuenta es de que muchos de ustedes vendieron sus almas al maligno durante el proceso.

Algunos de Mis hijos sí saben que han cometido este grave pecado y piensan que no es importante. Otros genuinamente creen que están haciendo simplemente lo mejor para sí mismos y sus familias pero deben entender que la seguridad financiera es aceptable; la búsqueda del lujo y de las riquezas no lo es.

La realidad es que gran cantidad de riquezas son ganadas a través del pecado. Las riquezas que puedan ser ganadas sin pecado conducirán al pecado.

A pesar de las enseñanzas de la Iglesia de Mi Padre a lo largo del mundo, la gente aún no acepta Mis enseñanzas. La gente rica que se esfuerza por ganancias materiales tiene un dios. La gente pobre que se esfuerza por riquezas tiene un dios. Los dos son el mismo. El dinero. El dinero no sirve para nada si es conseguido deshonestamente y donde aquellos menos afortunados no se benefician de la experiencia.

El dinero, la riqueza material y todas las cosas buenas ganadas por aquellas gentes que se consideran a sí mismas afortunadas deben ser compartidas entre aquellos que las necesitan. El dinero donado a caridad no tiene significado si se hace con el fin de buscar gloria o atención.

Tengan por seguro que con la maldad que se está planeando ahora en el mundo cuando el deseo de dejarlos con los bolsillos vacíos se convierta en una realidad, solo entonces se darán cuenta del poco valor que tiene el dinero. Cuando ellos, la entidad maligna, se apoderen del dinero de ustedes y los dejen sin poder para tocarlo sin someterse a sus condiciones, entonces finalmente se darán cuenta de que necesitarán una ruta alterna a la felicidad.

El dinero de ustedes no tendrá valor. Necesitarán entonces sobrevivir a manera de la selva. A aquellos con instinto de supervivencia se les hará más fácil que a aquellos que nunca tuvieron que trabajar en sus rodillas dobladas antes. Las semillas para sembrar su propio alimento significarán más para ustedes que un millón de dólares. Una simple fruta significará más para ustedes que un coche de lujo. Porque cuando estén totalmente desnudos clamarán a su Hacedor, su Creador. Es solo entonces, y solo entonces que se darán cuenta de que todo lo que importa es el amor en su corazón. Porque sin amor no pueden crecer, ni pueden tampoco entrar al Reino de Mi Padre.

Piensen ahora. Tengan cuidado en su búsqueda de riquezas. Deténganse ahora antes de que sea demasiado tarde. Compartan y dividan y sigan Mi sendero. Esta es una lección dura para Mis hijos que sienten una sensación de inseguridad.

Su amado Salvador

Jesucristo