16 may 2011 Importancia del ayuno y la negación de sí mismo

02.03.2014 14:52

Lunes 16 de mayo de 2011 a las 11:30 hrs.

Mi amada hija, estás finalmente dándote cuenta de que sin Mí no eres nada. Es a través de Mis gracias que tú recibes vida en el Reino de Mi Padre. Sin Mi presencia en tu vida esta será estéril y desprovista de cualquier significado verdadero. Oh, cómo deseo que todos Mis hijos comprendieran la vida que Yo les puedo traer, especialmente mediante el Sacramento de la Sagrada Eucaristía. Porque es solo cuando me recibís dentro de vuestras frágiles almas a través del Pan y el Vino Divinos, cuando verdaderamente sentiréis Mi Amor. Este amor os fortalecerá, no solo en vuestra alma, sino en vuestra mente. Mi presencia os levantará para llegar a ser verdaderos seguidores Míos.

Un seguidor Mío que no me recibe regularmente a través de este Santísimo Sacramento será como un recipiente que está medio lleno. Necesitáis Mi Cuerpo y Mi Sangre que fue derramada por todos vosotros, para llenaros con Mi Verdadera Presencia. Porque sin esto, seréis incapaces de encontrar la verdadera fortaleza para proclamar Mi Gloria completamente.

Hijos, tenéis que entender que creer en Mi Existencia es solo parte de vuestro trayecto espiritual. Hay tanto más que necesitáis comprender. Será solo a través de vuestra negación a los placeres de la carne, cuando realmente lo cumpliréis/lo lograréis. Por el hecho de que Satanás controla al hombre por medio de las tentaciones de la carne, así también deberíais impedirle el acceso a esos placeres que pudiérais buscar. El ayuno es una de las formas más poderosas de librar a vuestra alma de Satanás y sus demonios. Tan pocas personas en el mundo se pueden comprometer a este sacrificio, a pesar de que es tan simple y no daña su salud. Un día de ayuno a la semana os traerá gracias especiales. Haciendo pequeños sacrificios en honor a Mí, su Divino Salvador, no solo salvaréis almas, sino que también os acercaréis más a Mí. Otros sacrificios en donde vosotros renunciéis a bienes mundanos también os acercarán más a Mi Sagrado Corazón.

La vida, hijos Míos, no debería tratarse toda de la búsqueda de cosas materiales, si éstas son excedentes para vuestras verdaderas necesidades. Al aceptar necesidades simples y dedicar vuestro tiempo a Mí, experimentaréis verdadero contentamiento. No solo eso, sino que por primera vez en vuestra vida conoceréis el significado de la verdadera libertad. Recordad que Satanás controla al hombre a través de los deseos de la carne incluyendo comida, ropa, sexo, casas, carros, días feriados, vida lujosa, música, alcohol e idolatría de gente famosa. Al aceptar que estas son simplemente ilusiones, entonces entenderéis que vuestro tiempo en la Tierra no debería ser desperdiciado en tales actividades inútiles.

Vuestro tiempo en la Tierra, hijos, es solo parte de vuestra jornada a la eternidad. La vida de un modo diferente continuará para vosotros después de la muerte. Independientemente de si las personas creen en Dios, el Padre Eterno, o no, sus almas todavía existirán después de la muerte. Buscad ahora la Luz para que vuestra alma experimente la verdadera felicidad por la eternidad y un lugar exaltado en el Paraíso. Para alcanzar este nivel de santidad espiritual por favor haced sacrificios de la carne mientras sigáis vivos en la Tierra. Ofreced, también, todos los sufrimientos de vuestra vida por las almas perdidas y cosecharéis las recompensas que os esperan en la siguiente vida.

Vuestro amoroso Salvador

Jesucristo