29 ago 2011

20.10.2012 21:28

Dios Padre: Mi mano caerá con fuerza sobre las naciones que legalicen el aborto

Lunes, 29 de Agosto del 2011, a las 12:00 hrs.

 

Vengo en nombre de Mi Hijo Jesucristo. Yo soy el Alfa y el Omega, Dios el Altísimo. Quisiera dar a Mis hijos de todo el mundo este mensaje.

 

El poder de la oración retiene Mi mano para no castigar a los hombres por los pecados que cometen. Enviaré un severo castigo si no se apartan del pecado del asesinato y del aborto. Hijos Míos, ya habéis visto Mi ira a través de los terremotos, inundaciones, tsunamis y otros caos naturales. Tengo que castigaros, hijos; pues no es posible que escapéis del castigo por los ataques a vuestro prójimo.

 

Los pecados del aborto serán castigados, cuando Mi poderosa mano caiga sobre aquellas naciones que permitan esta abominación. No os está permitido matar a Mis criaturas indefensas, y si vuestros gobiernos siguen promulgando leyes que permitan esta práctica cobarde, veréis caer Mi ira sobre la Tierra de tal modo, que pediréis clemencia para vuestra vida. Y a pesar de todo, seguiréis quitando la vida de los no nacidos.

 

No permitiré más el asesinato. Pararé esto y pronto. Pedid por las almas de estos seres indefensos y pidan por su liberación. No aceptéis que vuestros gobiernos, que están dirigidos por paganos, y que no tienen ningún respeto por la vida, promulguen tales leyes. Mi castigo a los países culpables de haber legalizado el aborto, consistirá en hacerlos desaparecer (a estos países). Vuestros países se desmoronarán en pedazos y caerán al océano. Vuestras execrables clínicas y hospitales en donde se realizan estos actos serán cerrados y vosotros, los culpables entre vosotros, seréis echados al fuego del infierno por vuestros abominables crímenes.

 

Vengo para haceros ahora esta advertencia. Nunca permitáis el aborto! Oponed resistencia en vuestros países y luchen para evitar que continúe este genocidio mundial. Si vuestros gobiernos continúan cometiendo estos actos espantosos contra Mi creación, se os infligirá una grave amonestación.

 

No echéis en saco roto ahora una de Mis advertencias más urgentes al género humano. Si quitáis la vida a Mis hijos no nacidos, yo os quitaré la vuestra! Hijos, recen fervientemente por la Fe de todos Mis hijos que continúan ignorando las enseñanzas que se os dieron desde el principio de los tiempos.

 

Dios Padre