28 ene 2011

23.09.2012 21:59

Preparaos para el GRAN AVISO, la Iluminación de la conciencia

Martes 28 de enero del 2011 a las 12:15 hrs.

 

Esta noche, Mi hija querida y amada, te fueron dadas las gracias para hacerte más fuerte y continuar con este sagrado trabajo. Gracias a la devoción de Mis amados seguidores, que han estado rezando mucho por ti, hija Mía, tú avanzarás rápidamente para completar el Libro de la Verdad. No importa lo confusa que estés, sigues encontrando difícil rechazar tu deber hacia Mí. Esto me complace, pero no tenemos mucho tiempo.

 

Hija Mía, se le está dando al mundo este don especial -el Libro de la Verdad para enseñarles a Mis hijos lo que deben hacer ahora para prepararse para el Aviso, la iluminación de la conciencia, que se le dará a la humanidad para ayudar a prepararse adecuadamente para Mi Segunda Venida.

 

Porque a los que no creen en Mí debe dárseles la oportunidad de leer la verdad. Cuando tenga lugar este acontecimiento, después de que estos mensajes sean dados al mundo, la gente entenderá la autenticidad de Mis palabras dadas a través tuyo, hija Mía, para salvar a la humanidad.

 

Un acontecimiento místico que será experimentado por todos los mayores de 7

años

No te sientas herida cuando la gente rechace estos mensajes, hija Mía. Sólo debes estar agradecida de que se les dé este don. Ellos entenderán la verdad de esta profecía después de este acontecimiento místico que será experimentado por todos Mis hijos por encima de los siete años de edad, en todas partes del mundo. Aquéllos que vivan después de este acontecimiento serán más cautelosos acerca del contenido de este libro sagrado. Lo encontrarán difícil de ignorar aun si su Fe es débil. Otros, que no querrán saber la verdad, aún necesitarán que se les recuerde el contenido de esta obra.

 

Nunca te rindas, Mi niña, cuando se trata de salvar almas. Todos Mis preciosos hijos nacieron del puro amor de Mi Padre. Si perdieron su camino, no importa. Dios, Mi Padre Eterno, todavía ama a todos y cada uno de sus hijos. La Fe, Mi niña, puede ser reavivada por la fe de otros, bendecidos con el Espíritu Santo. Mis hijos elegidos, enviados ahora a propagar Mi palabra al mundo, serán capaces de llevar lágrimas de alegría a aquellas pobres almas que claman por orientación en sus vidas vacías y confusas.

 

Mirad a todos a través de Mis ojos

Mirad siempre a vuestros amigos, familia, vecinos y compañeros de trabajo a través de Mis ojos. Mirad siempre el lado bueno. Mostradles amor y ellos sentirán Mi presencia. Ellos se sentirán atraídos por vosotros y no sabrán por qué.

 

Seguid Mi ejemplo, imitadme, y me ayudaréis a convertir a Mis hijos perdidos. Rezando mucho por ellos podéis atraerlos más cerca de Mí. A través del sacrificio y la aceptación del sufrimiento en unión Conmigo, podéis salvar almas. Tanto a las almas que aún han de dejar esta Tierra como a las que están esperando juicio en el Purgatorio.

 

Dejadme recordaros finalmente que tenéis dos opciones. Podéis creer en Mí, abriendo vuestras mentes a la verdad contenida en el Evangelio. Si habéis perdido toda vuestra Fe, leed tan sólo una porción de Mis enseñanzas. Después pedidme que os muestre la verdad en vuestros corazones. Entonces conoceréis el camino que os llevará hasta Mí y al Cielo. Vuestra otra alternativa es mantener vuestros ojos cerrados y negaros a escuchar. Entonces sólo la oración de los creyentes podrá ayudaros. La oración de Mis seguidores, combinada con la recitación de Mi Divina Coronilla de la Divina Misericordia, regalo dado a la hermana Faustina en el siglo XX, puede salvar vuestras almas en el momento de la muerte.

 

 

Rezad la Divina Misericordia

Ahora rezad, rezad y rezad Mi Divina Misericordia, por vuestras propias almas y por las de los no creyentes. Los grupos de oración ayudarán a propagar la verdad y a instilar la Fe en los que han perdido todo el sentido de quiénes son y de dónde vinieron. La Divina Misericordia será un instrumento fundamental para empezar a propagar la iluminación evangélica que pronto se sentirá en todo el mundo. Mientras, se aproxima la hora en que las profecías sobre Mi Segunda Venida a la tierra empezarán a ser reveladas cuando se cumplan en forma de acontecimientos globales.

 

Estad preparados en todo momento, hijos. Manteneos en estado de gracia y mantened vuestros corazones abiertos a Mis enseñanzas de amor y paz en la tierra. Si todos Mis hijos siguiesen Mis enseñanzas no habría guerras, codicia, odio o pobreza en el mundo. Necesitáis sentaros en silencio, todos vosotros, sólo media hora cada día.

 

Acudid a los salmos y las parábolas y preguntaos: “¿esta lección, puede aplicarse a mi vida en el mundo de hoy?” Vosotros sabéis que la respuesta es que sí, por supuesto que sí. Rezad para que se os dé la fortaleza para cambiar vuestras actitudes y puntos de vista sobre la vida después de la muerte.

 

Acordaos de esta importante lección. La tierra es sólo un breve episodio en el tiempo. La única felicidad verdadera, y la vida eterna, están junto a Mí en el Cielo, el Paraíso, el Reino de Mi Padre.

 

Vuestro Amado Salvador, Jesucristo