24 abr 2011

01.10.2012 00:09

Conviertan a otros en cada oportunidad

Domingo de Pascua 24 de abril de 2011 a las 20:30 horas.

 

Mi querida y amada hija, el día de hoy es significativo porque en Mi Resurrección de la muerte, se han cumplido Mis promesas al hombre. Porque ascendiendo les ayudaré a levantarles hacia la Luz del Cielo. Levántense ahora todos ustedes y vengan hacia Mí y hacia su propia salvación.

 

Hijos Míos ustedes deben convertir a otros en cada oportunidad. Entre más expliquen y entre más muestren a esas débiles almas el amor en sus corazones, entonces el resultado final será alcanzado cuando conviertan a otra alma y derramaré grandes bendiciones sobre ustedes. Este es un regalo muy especial Mío y representa un acto de gran misericordia de su parte.

 

La conversión, hijos Míos, salvará almas. Cuando una conversión se lleva a cabo, entonces esto se propaga también a aquellos amigos y conocidos de la persona que se ha convertido. La conversión propaga la conversión. No importa si se ríen de ustedes o son tratados como si estuvieran hablando disparates. Toma mucho valor de su parte Mis amados y leales seguidores, pero cada vez que se ponen de pie y explican Mis enseñanzas a otros, la gente escuchará. Mientras que algunos les sonreirán, en el fondo escucharán lo que les tienen que decir.

 

Cuando el Espíritu Santo trabaja a través de ustedes durante su trabajo, los destinatarios sentirán un tirón en sus corazones, sin embargo no sabrán por qué. Entonces les acercarán.

 

 

Algunas personas serán lentas para responder, pero sean pacientes. Empezarán a ceder por grados, primero ellos les harán una pregunta. Esta usualmente se refiere a si algo es correcto o es equivocado. Entonces será cuando la conversión eche raíces. Nunca se rindan en propagar la verdad de Mi enseñanza, esto no tiene que ser hecho como un predicador, sino más bien muy sutil. Conviertan a otros a través de su vida diaria, a través de una conversación ordinaria, de esta forma la gente será más receptiva.

 

No obstante, hijos Míos estarán sorprendidos por la reacción de la gente, especialmente de aquellos que están viviendo sus vidas en negación y oscuridad. Su respuesta será agresiva y en tono de burla. Les preguntarán si realmente creen en esa basura, luego serán regañados e insultados. Su inteligencia será cuestionada, serán acusados de volverse a la religión por dificultades personales. Se sentirán avergonzados de vez en cuando y pueden hallar difícil defenderse.

 

Permanezcan en silencio en tales situaciones, entonces simplemente hagan preguntas de vez en cuando. Pregunten a esas almas: ¿Por qué se sienten así? Entre más preguntas les hagan, más estas personas empezarán a evaluar sus propias preguntas. No convencerán a todos de la verdad, sin embargo cada intento de su parte les subirá ante Mis ojos.

 

Vayan ahora hijos Míos. Conviertan en Mi Nombre y les serán otorgadas muchas, muchas gracias.

 

Vuestro Amado Salvador,

Jesucristo