20 nov 2010

19.09.2012 23:33

Ascensión de grupos satánicos  y control mundial

Sábado 20 de noviembre del 2010 a las 7:20 hrs.

 

Hija Mía, diles a Mis hijos que la serpiente está a punto de levantarse. Deben evitar caer en su perversa trampa, de la que no hay regreso. Él, la serpiente tiene muchas caras. Sus seguidores, a los que han lavado el cerebro con promesas de poder y gloria, están tramando perpetrar ahora una serie de actos en todo el mundo que causaran aflicción, dolor y horror en todas partes.

 

Mis hijos estarán desprevenidos. A algunos hijos se les ha mostrado la verdad sobre esto, guiados por Mí. Son almas valientes. Están tratando desesperadamente de prevenir al mundo sobre estos terribles grupos, los cuales están diseminados por todas partes, todos con un objetivo en mente. Están desperdigados por todos los países y presentes en autoridades de todos los niveles desde donde confabulan en secreto.

 

Existen miembros ingenuos de esas malvadas sociedades que no se dan cuenta de la verdad. Al contrario, siguen haciendo cosas buenas sin entender los actos de maldad que sus superiores están perpetrando en secreto. No os equivoquéis, estos superiores son devotos de Satanás y participan en rituales de adoración ante los que, si hubiese testigos, vomitarían de horror por los actos obscenos de adoración satánica y de lealtad a las promesas del Maligno, que son el centro de sus organizaciones.

 

Los que encontréis divertidas las palabras de Mis valientes almas, ahora escuchadme. No entender la verdad y no escuchar a esas valientes voces destruirá vuestras vidas, vuestra fe y vuestro sustento. Esa gente lleva mucho tiempo confabulando para conseguir el poder. Sus obran son evidentes en muchísimos países pero están diseñadas para que la gente que hace su trabajo diario no se entere de lo que está pasando.

 

¡La serpiente se levantará AHORA!

Cuando digo que la serpiente está a punto de levantarse, quiero decir ahora. Ella y su perverso ejército de bestias orgullosas y hambrientas, están avanzando con velocidad y determinación en todos los ámbitos de la vida. Ellos manejan vuestras vidas de forma que no podéis advertirlo. Como están siendo guiados por el Seductor, ellos son astutos, encantadores, elocuentes, codiciosos, implacables y tienen un solo objetivo en su mente. A través de los bancos, medios de comunicación modernos, el ejército, organizaciones religiosas y gobiernos, quieren regiros a vosotros. Tened cuidado y escuchad ahora.

 

No son teorías de la conspiración

Mi advertencia y las de Mis amados hijos serán rechazadas como teorías de la conspiración. Tristemente, no lo son. Esta situación, hija Mía, no ha surgido de repente. Ese grupo, y ahora me estoy refiriendo a un solo grupo, ha estado tramando, intrigando y reclutando gente de las altas esferas durante siglos. Han asesinado a los que les han delatado en el pasado. Han asesinado a líderes, incluyendo a figuras renombradas y de talento, durante siglos. Son hermanos de sangre y devoran la carne de la humanidad.

 

Reliquias satánicas

Ellos dan homenaje a reliquias obscenas y otros símbolos siguiendo los deseos de la serpiente. No os equivoquéis, se trata de un grupo poderoso y terrible. Tan poderoso es que será difícil escapar de sus garras una vez que vuestros medios de vida, alimentos y dinero dependan de ellos. Hijos Míos, muchísimas personas en los gobiernos, bancos, industrias alimenticias y organizaciones asistenciales no saben qué está pasando, ni lo sabrán hasta el final de la Gran Tribulación, que está a punto de llegar. Entonces ellos verán surgir a la Bestia, que logrará un cambio tan rápido que vosotros tendréis que luchar como nunca antes para esconderos de su maligno régimen.

 

Una vez que la Bestia y sus seguidores controlen vuestro dinero, controlarán todo menos una cosa. Ellos no pueden ni deben intentar nunca robar vuestras almas. Sin embargo, eso es exactamente lo que tratarán de hacer.

 

Para aquéllos de vosotros que cuestionáis este mensaje de verdad, enviado con el deseo de ayudaros, guiaros y revelaros la verdad, escuchadme ahora. Si vosotros no creéis en este mensaje Yo, a través de las oraciones que pediré a Mis seguidores, os ruego que veáis la luz. Os suplico que busquéis y estéis en guardia ante los indicios de estas perversas bestias hambrientas de poder, a quienes se les hace la boca agua pensando en su plan y la falsa gloria que conseguirán.

 

No os equivoquéis, no les bastará controlar vuestra capacidad de ganar dinero y vuestro acceso al mismo. No, ellos querrán más, mucho más de vosotros. Querrán controlar lo que vosotros coméis, bebéis y dónde vivís. Para evitar esto necesitaréis tomar las siguientes medidas de protección.

 

Buscad refugios

Por favor, agrupaos como creyentes y buscad refugios. Os enviaré la luz para ayudaros a sobrevivir. Empezad a cultivar vuestra propia comida. Guardad la comida que podáis y almacenadla. Empezad a planificar ya, como si viniese una tormenta. Sabed que la oscuridad reinará de tal modo que, para sobrevivir, deberéis prepararos.

 

Escuchad a los profetas. No cometáis los mismos errores que mi pueblo cometió en tiempos de Noé. Le volvieron la espalda. Se negaron a oír. Volvieron a su día a día, mientras comían y reían, despreciando totalmente el destino que les esperaba.

 

Levantaos ahora. Tomad por guía a Mi Padre Eterno, Dios el Altísimo. Preparad a vuestras familias para la oscuridad que ha de venir y que rezumará como no podéis sospechar ahora. Orad, orad y orad para obtener el coraje de no aceptar la marca de la bestia viciosa. Él, a través de su perverso ejército, tratará de imponer lo que al principio parecerá una marca maligna para identificarse. Os será presentada como algo necesario para que podáis retirar dinero, comprar alimentos, viajar, vivir en vuestros hogares y negociar. Será su herramienta de control definitiva. Vosotros y vuestros genuinos líderes políticos quedaréis sin poder.

 

Urjo a los medios, a los que no estén infectados por este maligno grupo, a que comprueben lo que está pasando. Denunciad a todos los que ayuden a la Serpiente y a su ejército, pero hacedlo con cuidado. Hijos Míos, temed a ese grupo, sabed que realmente están ahí y que las alarmas de aquellas personas esforzadas y valientes que están tratando de denunciarles son ciertas.

 

A los que podéis estar pensando cómo es que un mensaje de procedencia divina puede apoyar estas “tonterías” sensacionalistas. Pensadlo de nuevo. Retroceded y leed las Escrituras. Las palabras contenidas en el Libro de Mi Padre, en el que confiáis, son correctas. Cuentan acontecimientos desde tiempos antiguos. Ofrecen la verdad para guiaros a Dios. Las palabras de Mis profetas representan ahora y siempre la completa verdad de los tiempos por venir.

 

La advertencia contenida en el Libro de Juan, aunque mucha gente hoy la encuentre difícil de descifrar, se basa en acontecimientos que se cumplirán ahora.

 

El Libro del Apocalipsis predice con precisión una serie de acontecimientos que serán provocados por Satanás a medida que el Fin de los Tiempos se aproxima. Él sabe la verdad, que sus días están contados. Pero a Mis pobres hijos, los que le adoran, les dice que el Paraíso, uno diferente pero más atractivo que el prometido por Dios, les espera. Así pues, en su batalla final contra Mi Padre Eterno, él no hará más que robar almas, tantas como pueda, antes de que caiga la ira de Mi Padre.

 

Él, Satanás, tiene prisa. Corred en dirección opuesta. Defended a vuestras familias y rezad como no lo habéis hecho en mucho tiempo. La oración os protegerá a todos. Renovad vuestra fe ahora y cuando los tres días de oscuridad desciendan a la tierra, ellos, Mis seguidores, iluminarán vuestros hogares con facilidad. La terrible tiniebla, la que ningún hombre puede penetrar, es más negra que la noche.

 

Los no creyentes y los que cantan las alabanzas de la Bestia se darán cuenta de la verdad en ese momento. Porque ellos no escaparán a la oscuridad cuando descienda.

 

Ahora poneos en pie, hijos Míos, y a luchar. Velad por la supervivencia de alma y cuerpo mientras las malas acciones de esa gente se desarrollan delante de vuestros ojos.

 

Vuestro Amante Salvador, Jesucristo