13 sep 2011

21.10.2012 19:46

Se introducirán cambios en la Iglesia que contradicen la Palabra de Dios

Martes, 13 de Septiembre del 2011, a las 15:15 hrs.

 

Mi muy querida hija, soy Yo, Jesucristo, el que vino al mundo encarnado.

 

Mi Santísima Palabra tiene que ser escuchada en todas partes por Mis sagrados siervos (sacerdotes) ahora. Todos Mis seguidores deben compartir estos mensajes con Mis servidores sagrados de todas las confesiones cristianas. Es vital que se les aliente a escuchar Mi Palabra en este tiempo decisivo, antes de que se dividan en dos bandos.

 

La obra del embaucador se ha infiltrado en Mi Iglesia a todos los niveles. Muy pronto veréis - lentamente, pero con seguridad - que las Santas Misas se reducirán. Veréis que serán suprimidas oraciones especiales, y algunos sacramentos, como la Confesión, comenzarán a disminuir. Exhorto ahora a Mis servidores sagrados a que me escuchen y a que pidan el don de discernimiento ! Yo soy el que ahora os llama para poder salvar a vuestro rebaño! Yo soy el que quiere abrir vuestros corazones para que podáis planificar para estos últimos tiempos, que anunciarán un comienzo completamente nuevo para el mundo!

 

Se os pedirá pronto que mostréis obediencia al falso profeta. Vedlo como lo que es, y juzgad sus obras para ver si llevan fruto. Pues los frutos que producirán él y sus devotos seguidores, estarán podridos hasta la semilla. Si mordéis de ellos, destruiréis vuestra fidelidad a Mí. Dos o más bocados abrirán tal brecha entre vosotros y Mi Sacratísimo Corazón, que os resultará casi imposible entrar en el Reino de Mi Padre.

 

Observan atentamente los cambios que se están deslizando dentro de vuestro propio ministerio, como ya veréis. Algunos de estos cambios no os parecerán un problema al principio. Pero con el tiempo, se os obligará a determinados cambios y os los harán tragar con mentiras. Éstas vendrán de Satanás y estarán disfrazadas de piel de cordero.

 

A aquellos que son de corazón puro: vosotros reconoceréis esto enseguida y comprenderéis la astucia maligna que hay aquí y que ha sido concebida para destruir desde dentro a Mi Iglesia en la Tierra.

 

Mi Verdad suscitará en todo el mundo gritos ahogados de humillación, cuando Mis Sacerdotes digan que esta profecía seguramente es mentira. La única mentira de la que serán testigos, será aquélla a la que serán obligados a reconocer y que estará en directa contraposición con Mi Sagrada Escritura, que se dio a la humanidad justo desde el Principio. No os permitáis nunca aceptar cualquier otra verdad fuera de la que está contenida en la Biblia.

 

Serán introducidos muchos cambios que se contraponen a la Palabra de Mi Padre Eterno. Siervos sagrados Míos: estas modificaciones no serán de origen Divino y tendréis que rechazar estas falsedades, si queréis permanecer fieles a Mí!

 

Despierten! Levantaos contra estas mentiras con las que os vais a enfrentar. Nunca las aceptéis. La Palabra de Mi Padre Eterno nunca cambiará. La humanidad no puede cambiarla. Muchos de vosotros estaréis tan angustiados, que os encontraréis aislados de vuestros compañeros en el ministerio sagrado. No temáis, pues sólo hay una parte que podéis elegir. Esa será la parte donde Yo estoy. No hay otra.

 

Vuestro amado Salvador,

Jesucristo