09 ago 2011

20.10.2012 21:10

Agitaciones en el mundo causados por la falta de amor a

Martes, 9 de Agosto del 2011, a las 20:30 hrs.

 

Mi querida hija, ha llegado el tiempo de las agitaciones en el mundo, en donde el hombre se levanta contra el hombre, el hermano contra el hermano y el vecino contra el vecino, como se ha predicho. Los sucesos se desencadenarán ahora, uno detrás de otro. Muchos países sufrirán esto. Hay en el mundo mucha ira, decepción y miedo entre Mis hijos. Diles que estos sucesos los prende Satanás y que se producirán más turbulencias y se intensificarán antes del GRAN AVISO.

 

Esto, hija Mía, ha sido predicho como sólo una de las señales que la humanidad experimentará en el año 2011, año de la purificación. Mis hijos verán conmocionados el mal que existe en el mundo, en las almas de aquellos que se mueven por el puro odio y la ira entre ellos. Hija mía, no hay vencedores en esta batalla que continuará enconándose. Estas atrocidades son llevadas a cabo por la mano del hombre. A causa de su falta de amor por Mí y por Mi Padre Eterno, son cómplices serviciales de Satanás.

 

Recen, hijos Míos, por todos aquéllos que sufrirán a causa de los disturbios en el mundo, pues sólo unos pocos países escaparán a estos estallidos de ira y destrucción. Esta guerra del odio se podrá ver en el interior de distintos países y pueblos. Desesperación, terror, aflicción serán sentidos por muchos.

 

Por favor, hijos, confíen en Mi Padre, en Dios, Padre Eterno, para que Su Mano ayude a parar estas calamidades. Permanezcan firmes, alertas y fieles a Mí, vuestro amado Salvador. Todo mejorará en vuestro mundo cuando comprendáis el significado del amor en vuestra vida y el significado de la armonía y de la solicitud hacia el prójimo. La oración ayudará a reducir los efectos de los disturbios malignos.

 

No olvidéis esto: la guerra, la violencia y el crimen no vienen de Dios. Son creados por Satanás. Su enojo ha llegado actualmente a un grado sin precedentes y su cólera se descarga sobre Mis hijos, infiltrándose en aquellos que son débiles de espíritu y no tienen amor en sus corazones.

 

Escúchenme ahora: amaos unos a otros como Yo os amo. Rechacen ahora a Satanás, a sus acólitos y marionetas. Recen al Arcángel San Miguel, para que proteja vuestros países. Récenme para que Yo los guíe. Recen, pedid ayuda al Espíritu Santo, para que descienda sobre vuestros países.

 

Vuestro Misericordioso Salvador,

Jesucristo