30 abr 2011

01.10.2012 00:17

La gente por todo el mundo comparte los mismos rasgos

Domingo 30 de abril de 2011 a las 20:45 horas.

 

Esta noche Me regocijo Mi amada hija, por la forma en la que Me obedeces. Tu obediencia en ir a misa diaria y recibir la Santísima Eucaristía Me está complaciendo. Te estás haciendo más fuerte ahora en mente y espíritu para responder rápidamente a Mi Santísima Voluntad. Tú todavía tienes mucho trabajo que hacer para preparar tu alma, Hija Mía, hacia la perfección que es requerida de ti. Nunca temas, porque estoy guiándote a cada paso en el camino.

 

Hija Mía, cómo amo a los pecadores. Cómo añoro su lealtad a Mí. Yo miro y veo personas con sus amigos y sus familias, felices con risas, en sus hogares y Me lleno de amor, porque Mi espíritu está presente ahí. Entonces miro a otros hogares y veo desorden, tristeza, ira y en algunos casos maldad en forma de abuso y lloro, porque sé que Satán está presente en ese hogar. Entonces observo y veo grupos de amigos trabajando juntos por el bien de otros, en su vida, día a día y estoy complacido.

 

Luego, Yo miro a otros grupos trabajando febrilmente por su propio bien con solo un motivo: Generar grandes cantidades de poder y fortuna. Todas sus acciones tienen una meta, velar por sí mismos y esto es usualmente a expensas de otros. Entonces lloro porque sé que están en tinieblas.

 

Y entonces miro, con fascinación, los grupos inteligentes y educados que quieren convencer al mundo que Dios, Mi Padre Eterno, no existe. Ellos despotrican y presentan sofisticados argumentos, así como también Me niegan arrogantemente, para entonces observar a los creyentes de fe tibia como son aspirados hacia esta guarida de tinieblas. Me rompe el Corazón. Muchos, muchos grupos con diversos intereses, metas, objetivos, muy pocos, tristemente, dedican tiempo a comunicarse con Dios, Mi Padre Eterno.

 

La fe ha abandonado muchos millones de personas en el mundo de hoy. El resultado es que mucha gente se siente confusa, no saben a cuales metas aspirar, tampoco buscan guía de Mis siervos sagrados.

 

Este remolino de confusión va a continuar a menos que Mis hijos Me pidan que los ayude. Recen por todos Mis hijos en todo el mundo. Miren a su alrededor y verán que por todo el mundo las personas son iguales. Pueden ser de diferentes nacionalidades, hablar en diferentes idiomas y tener diferente color de piel. Sin embargo, ellos comparten rasgos similares. Algunos están felices, algunos sufren, otros están llenos de amor, mientras que otros están enojados y violentos. Mucha gente tiene sentido del humor y lo experimentan en algunos niveles de sus vidas. Entonces, cuando miren a su propia familia y amigos, ustedes verán las mismas similitudes.

 

Si sienten la necesidad de rezar por aquellos más cercanos a ustedes, entonces les urjo a considerar a sus hermanos y hermanas en cada esquina del mundo. Todos son Mis hijos. Rezando la Divina Misericordia por todos mis hijos, ustedes, Mis seguidores, pueden salvar a la humanidad de la oscuridad del infierno. El poder de esta oración garantizará que Mi Misericordia cubrirá a todos alrededor del mundo.

 

Déjenme llevarles a todos a Mi Paraíso. No es porque sufro por todos que los tengo que dejar, a ninguno de ustedes, en Manos de Satán.

 

Recen, recen Mi Divina Misericordia a las 15:00 horas todos los días y podrán salvar al mundo.

 

Vuestro Siempre Misericordioso,

Jesucristo