23 abr 2011

30.09.2012 23:56

Comprometan vuestra lealtad a Mi Divina Misericordia

Sábado de Pascua 23 de abril de 2011 a las 16:40 horas.

 

Mi muy querida y amada hija, es con alegría que Mis hijos ahora se regocijan con la conmemoración de Mi Resurrección. Este año es importante porque marca el comienzo de una nueva era de iluminación, a punto de comenzar en breve en el mundo.

 

Mi gran don de Misericordia, traerá gran alivio a los creyentes y creará una vasta sensación de euforia entre aquellos no creyentes que se convertirán. Cuando ellos descubran la verdad estarán ligeros de corazón y estarán llenos de amor por Dios, el Padre Eterno y Yo, Su Divino Salvador. Incluso los no cristianos entenderán la verdad de Mi existencia. Finalmente esto creará una sensación de alegría y amor en el mundo.

 

El GRAN AVISO debe ser seguido por la oración        

Sin embargo, es importante recordar una lección en cuanto al GRAN AVISO. Este gran evento, cuando todos ustedes verán sus pecados como Yo los veo, pero entenderán la verdad de la próxima vida, debe ser seguido por la oración.

 

Tristemente muchos después caerán de nuevo en el pecado. Ahora es el tiempo de preparación para evitar esta situación, rezando la coronilla de Mi Divina Misericordia cada día de sus vidas. Adquiriendo el hábito de rezar esta poderosa oración, retendrán el nivel de conversión y fe que barrerá el mundo en lo sucesivo.

 

Regocíjense, recen y agradézcanme a Mi, su Divino Salvador, por esta gran misericordia. Arrodíllense y alaben a Dios, el Padre, por el don de Mi sacrificio. La oración ayudará a diluir el impacto de la persecución por la alianza global del Nuevo Orden que seguirá. Si suficientes de ustedes permanecen leales a Mí, a Mis enseñanzas y continúan rezando, como también recibiendo los sacramentos, pueden cambiar el curso de los eventos que vendrán.

 

Qué poderosa es Mi Divina Misericordia. Bastantes de ustedes todavía no entienden el significado de esto. Muchos, tristemente nunca habían oído sobre ella antes.

 

A aquellos de ustedes leales a Mí, les voy a hacer una petición muy especial. No quiero ver a ninguno de Mis hijos destruido. Esto es, el por qué el GRAN AVISO está siendo dado a ustedes. Esto le mostrará a cada uno de ustedes, incluso a los escépticos entre ustedes, qué sucedería realmente durante el Juicio Final. Para ayudarme a salvar a cada alma, quiero que comprometan su propio don y así ganar las almas.

 

Creen grupos de oración de la Divina Misericordia por todo el mundo y usen esta oración para cada persona conocida por ustedes que pueda estar muriendo, que Yo garantizaré su salvación, si lo hacen.

 

Reúnanse ahora pueblo Mio. Sigan a su Salvador. Oren como nunca antes habían orado y entonces más almas se salvarán. Así ustedes serán parte del nuevo mundo que les prometí cuando el Cielo y la Tierra emerjan como uno. Este glorioso futuro es para todos ustedes.

 

En vez de temer este gran cambio, abran sus mentes, corazones y almas al gran gozo que está por delante. Emergiendo como un poderoso grupo por todo el mundo, en cada país, en toda familia, en cada iglesia y en cada comunidad, ustedes harán una gran diferencia.

 

Sus oraciones ayudarán a prevenir mucho la persecución que sucederá como fue predicho. Entonces por respeto a Mí, su siempre Amante Salvador, síganme ahora.

 

Yo vivo en cada uno de ustedes. Conozco lo que contienen sus corazones y almas. Dándome su compromiso de Misericordia por sus hermanos y hermanas, recibirán gracias especiales.

 

Su Divino Rey de Misericordia y Justo Juez,

Jesucristo