21 sep 2011 (1, 2)

21.10.2012 19:52

Las dudas fortalecen vuestro amor por Mí

Miércoles, 21 de Septiembre del 2011, a las 22:00 hrs.

 

Vengo en nombre de Jesús, que vino al mundo hecho carne.


Mi muy amada hija, estás ahora tan cerca de Mi Corazón, que tienes la sensación de estar alejada de él. A veces piensas que has sido separada de Mí, cuando la realidad es que has llegado a unirte más a Mí.

 

Hija Mía, estoy reforzando tu confianza para que puedas seguir anunciando Mi Palabra a la humanidad. Esta es una misión muy importante. Como Satanás ha soltado en estos tiempos a millones de demonios, te atacarán en cada esquina. Las primeras personas que usarán los demonios, serán creyentes, que harán cola para lanzarte la primera piedra.

 

En la medida en que se acerca Mi gran acto de la Misericordia para la humanidad, así intentarán también los demonios cerrar el paso a la verdad e impedir a las personas - buenas personas - dedicar el tiempo que Yo necesito de ellos, para salvar las almas de aquellos hijos Míos que no tienen ninguna Fe. No permitas que la cruel calumnia que cada vez crece más, te distraiga de Mi Obra.

 

Tened presente ahora Mi profecía: Por cada una de las personas que se arrepienta en este tiempo, pueden salvarse tres almas más. Imaginaoslo así: Las bendiciones que se le conceden a una persona que busca perdón, se le darán también a la familia de esta persona. Cada alma que me rece ahora y me pida que salve a sus familiares más próximos y amigos, recibirá Mi Gracia a manos llenas.

 

La oración es vuestra salvación, hijos Míos. Cuanto más recéis, más abriré vuestros corazones y manifestaré Mi verdad. Mis favores se han extendido de tal manera, como nunca se había visto antes sobre la Tierra. Sin embargo, no puedo derramar estas poderosas gracias sobre vosotros si no me las pedís.

Hija Mía, deja que te diga que se podrá ver ahora un encarnizamiento, que te asustará, en los crecientes ataques sobre estos mensajes. Ignóralo. Cierra tus ojos, bloquea tus oídos. En cambio, reza para que esas almas sean iluminadas.

 

Las dudas, hija Mía, son pruebas que experimentas no solo tú, sino también Mis amados seguidores. Aunque puedan ser inquietantes, son permitidas por Mí para haceros más fuertes en vuestro amor por Mí.

 

Relajaos ahora, hijos Míos. Acoged Mi Palabra. Vivid vuestra vida como lo espero de vosotros. Poned a vuestras familias en primer lugar, antes que a todo lo demás. No pueden ser descuidadas por Mi causa. Rezad en este momento con confianza tranquila y estad seguros de que Mis profecías se cumplirán por mandato de Mi Padre Eterno. Sucederán en el momento preciso dispuesto por Mi Padre.

 

Nunca olvidéis, hijos Míos, que a Mis videntes se les han dado muchos secretos relacionados con sucesos futuros predichos, que han sido mitigados por la oración. Muchas, muchas catástrofes ecológicas han sido evitadas gracias a la devoción mostrada a Mi Santa Madre. Sus seguidores han apartado con sus oraciones muchos terremotos, inundaciones y tsunamis. La oración puede ser muy poderosa. Las oraciones y el sufrimiento de una persona pueden salvar una nación. No olvidéis esto.

 

Yo amo a todos Mis hijos. El poder para salvarlos unos a otros, está en vuestras manos, hijos. No olvidéis lo que he dicho anteriormente. La oración es vuestra armadura contra el mal en este mundo. La oración puede disminuir catástrofes globales. Seguid rezando por la paz en vuestro mundo. Rezad también por una transición fácil al nuevo paraíso en la Tierra, que está esperando a todos Mis hijos que buscan la salvación.

Vuestro Amado Jesús

 

 

La adivinación no viene de Mí

21 de Septiembre del 2011, a las 23:30 hrs.

 

Hija mía, este viaje se está intensificando para ti. Estás preparada, más de lo que nunca sabrás. No te asustes, pues tu misión ayudará a salvar a una gran parte de la humanidad. Tu misión ha sido profetizada y está dirigida desde el Cielo. Tú eres un instrumento. Yo soy tu Maestro.

 

Tendrás éxito en esta Santa tarea, pues no puede fracasar ni fracasará. Podrás sentirte, a ratos, muy abatida, sola y descorazonada. Acéptalo. Tu padecimiento me trae almas preciosas en el momento de su muerte. Estas almas rezan ahora por ti. Alégrate, pues si pudieras ver el amor que ellas irradian por ti, llorarías de alegría.

 

Mis Santos en el Cielo te guían y te protegen del demonio, y por eso se te conceden muchos respiros, que te sorprenden y te alegran. Nunca dudes de esta obra. Esta es una de las mayores misiones de mi labor en la Tierra. Sé fuerte, valiente y confiada, pero debes permanecer humilde en todo momento. El escenario ya está listo. Los acontecimientos de los que hablé, se desarrollarán ahora. Cuando esto suceda, volverá también tu confianza, pues tendrás la prueba que necesitas. Sí, Satanás ha interrumpido esta labor en ocasiones. Yo lo he permitido, porque esto garantiza que permaneces humilde en todo momento.

 

No hagas público ningún dato. No preguntes cómo se presentará el futuro para las personas que te hacen peticiones. La adivinación no viene de Mí. El único futuro que yo revelo tiene qué ver con el bien espiritual de Mis hijos. Agradece que te haya sido dado este regalo tan especial. A pesar de que tú nunca lo has deseado por voluntad propia, fuiste moldeada para esta tarea desde tu primer aliento y cumplirás Mi Santísima Palabra hasta el último.

 

Ve en Mi Nombre y ayúdame a salvar las almas de toda la humanidad, con amor y alegría en tu corazón.

 

Te amo, Mi preciosa hija. Estoy lleno de alegría por tu amor sincero a Mí y a Mi querida Madre.

 

Tú Jesús