21 ago 2011

20.10.2012 21:20

El dinero y mucho de él, corrompe el alma

Domingo 21 de agosto del 2011 a las 23:00 hrs.

 

Mi muy querida y amada hija, te visito esta noche, mientras el mundo empieza a estallar en continua violencia, así como una nación tras otra se bombardean para buscar el poder y la gloria. Reza por todas esas almas que perecerán en esta violencia para que así puedan encontrar amparo en el Reino de Mi Padre.

 

Hija Mía, el mundo ahora se somete a los cambios predichos para limpiar, de modo que el hombre pueda ser hecho digno de Mi promesa. Se les permitirá, continuar estando desnudos de las cosa materiales, por esas personas codiciosas responsables de su repentina caída. Mientras estas pruebas se intensifican, estos hijos serán liberados de las cadenas que los atan a las promesas vacías de Satanás, él, que seduce a los ricos prometiéndoles incluso más, continuará ahora el desfile de la obscenidad de ostentosa vulgaridad, para que todo el mundo lo vea. Él hará esto para que Mis hijos no sólo envidien a los ricos y famosos, sino para que hagan cualquier cosa para imitarles. Llevando a esos hijos a su nido, donde las galas de significativa riqueza, parecerán ser una importante meta a proponerse, él tendrá éxito en apartarles de la verdad.

 

Una vez descalzos y desnudos, les vestiré de nuevo, hijos, sólo que esta vez será una capa de armadura que les protegerá de la iniquidad del hombre malo. Una vez armados, estarán listos para entrar al mundo de nuevo, con un diferente punto de vista de la vida. Una vida cuando el amor por su prójimo, cuenta como su principal objetivo. Cuando se muestran amor unos a otros, ustedes me demuestran su amor genuino.

 

Esta fachada de fortuna y riqueza, en donde muy pocos de Mis hijos en el mundo tienen acceso, es sólo eso, un frente, porque no hay substancia en esto. Ustedes estarán tentados a buscar una riqueza similar, cuando el engañador les convenza de que deben aspirar a grandes riquezas y fama. La verdad es que cuando ustedes están ocupados persiguiendo deseos vacíos e insignificantes, estarán ignorando su deber para Conmigo.

 

Nunca permitan que el desfile de riqueza y fama les seduzca, hijos, porque sepan que el dinero y mucho de éste, corrompe el alma. Aquéllos que tienen muchísimo dinero, donde es improblable que sean capaces de gastarlo en esta vida, deben darlo a las personas menos afortunadas, que tienen poco qué comer. Hagan esto y podrán salvar su alma. Si tienen hambre después de los excesos, cuando ya tienen suficiente para alimentar y vestir a una nación, entonces ustedes morirán de hambre. El alimento de la vida es su humilde aceptación de que el amor de unos a otros, es lo que Yo les enseñé. Amar a su prójimo significa, buscar a aquéllos que no tienen nada.

 

Despierten y acepten la verdad antes de que sea muy tarde para ustedes. Es más difícil para aquéllos con inmensas riquezas materiales, encontrar aprobación de Mi Padre, a menos que ustedes compartan con otros. Recuerden esto, para aquéllos que tienen poco y que envidian a los que parecen tener todas las comodidades materiales, deseados para ustedes, también, deben tener cuidado. Sólo hay una mansión a la que ustedes deberían de tratar de ganar acceso y esa es la mansión que les espera en el Nuevo Paraíso en la Tierra. Sólo a aquéllosque son humildes de corazón, mente y alma les será dada la llave.  

 

Vuestro Amado Salvador,

Jesucristo