18 dic 2012 Virgen María: Todos aquéllos que promueven el aborto y los que son responsables de que éste sea introducido, se hacen culpables de pecado mortal

21.12.2012 23:45

Virgen María: Todos aquéllos que promueven el aborto y los que son responsables de que éste sea introducido, se hacen culpables de pecado mortal

Martes 18 de Diciembre, 2012  a las 18:45 hrs.

 

Mi querida hija, la Creación más sagrada de Mi amado Padre, la vida de aquéllos niños en el seno materno, va a ser destruída por millones en todo el mundo.

El maligno ha influenciado a los gobiernos en todas partes del mundo para asegurar que el aborto no sólo sea aceptado, sino que también sea considerado como una cosa buena.

Cuántas lágrimas están siendo derramadas ahora en el cielo! Todos los ángeles y santos inclinan sus cabezas en señal de duelo(tristeza).

Los hijos de Dios serán destruídos en un gran número mientras el momento de la Gran Tribulación comienza.

Las guerras, las hambrunas, los asesinatos y los suicidios aumentarán. Sin embargo, es el pecado del aborto, el que provoca la Ira de Mi Padre, más que casi cualquier otro pecado.

Los países que permiten el aborto sufrirán grandemente bajo la Mano de Dios. Sus países llorarán cuando su castigo sea presenciado. Todos los responsables por la introducción de tal acto abominable, necesitarán mucha oración.

Hija Mía, es importante que cada quien recite Mi Santo Rosario todos los viernes, hasta la última semana de enero 2013, para detener la propagación del aborto.

Cada niño asesinado en el vientre materno recibe un ángel en el Reino de Mi Padre. Ellos rezan todos los días por cada madre que participó voluntariamente y sin titubear a poner fin a la vida del niño dentro de ella. Sus oraciones se están  utilizando para salvar las almas de sus madres.

Todos aquéllos que promueven el aborto y los que son responsables de que esté siendo introducido, están cometiendo pecado mortal.

Orad, orad, orad por esos pecadores, pues tienen una gran necesidad de la Misericordia de Dios.

Vuestra amada Madre,

Madre de Salvación