15 jul 2011

20.10.2012 18:36

Ejecución, eutanasia, aborto y suicidio

Viernes 15 de julio del 2011 a las 17:30 hrs.

 

Hija mía, es cuando Mis hijos sienten amor en sus corazones, que ellos pueden estar seguro de que Yo estoy presente en sus almas. Mi amor mantendrá a Mis hijos fuertes cuando ellos menos lo esperan. Esto es también verdad de los pecadores endurecidos, cuya concha exterior, a menudo, un corazón tierno.

 

Cada persona en la Tierra, es un hijo creado por Dios Padre. Por esto la Luz existe dentro de cada persona, aunque pueda ser muy débil, cuando las almas son arrastradas a la oscuridad. Con todo, Mi Palabra está todavía presente, porque sin esta, habría completa oscuridad en donde no podrían funcionar. Es cuando las almas alcanzan un terrible estado de oscuridad que muy a menudo recurren al suicidio. Esto es cuando por la debilidad de alma y espíritu, que Satanás roba sus almas, convenciéndoles de terminar sus vidas. Muchos de Mis seguidores no entienden el estado que tal oscuridad tiene en un alma, entonces ellos deben rezar mucho, por estos hijos, que están en estado de desesperación.

 

Dios, Mi Padre Eterno, siempre es misericordioso y ayudará en todo momento a estas almas, muchas de las cuales sufren hasta tal punto, que su cabeza no puede funcionar plenamente con la razón. Un pecado mortal sólo puede ser cometido cuando una persona está en plenitud de sus facultades mentales, cuando él o ella saben que eso que hacen está mal. Por eso, no deis por hecho que estas almas están totalmente perdidas, porque muchas no saben lo que hacen.

 

Tengan en cuenta que la eutanasia es desaprobada por Mi Padre y no es tolerada, ya que ningún hombre consciente puede tomar la vida de otro. Ninguna razón puede ser presentada para justificar esto, en el Nombre de Mi Padre. La tolerancia pude ser presentada junto con el argumento de trato humano, para justificar sus acciones, pero ningún hombre, excepto el Padre Todopoderoso, puede decidir la fecha de la muerte, porque este no es derecho del hombre, nunca le será dada la autoridad de cometer este pecado mortal.

 

El hombre ofrecerá cualquier excusa para quitar la vida del otro, pero ninguna de ellas está justificada, en ninguna circunstancia. Esto también se aplica a la ejecución, al pecado del aborto y de la eutanasia.

 

Incorporaos ahora y pensad que seréis juzgados severamente, si infringís el más sagrado de todos los mandamientos de Mi Padre: No matarás. No olvidéis que hay un solo Dios y que solamente Él puede decidir cuándo debe ser quitada la vida. Si violáis este mandamiento con pleno conocimiento de lo que hacéis, sufriréis por toda la eternidad el tormento del infierno.

 

Por favor, les imploro, no se rindan a las presiones de Satanás, quien constantemente induce a quitar la vida, para así robar almas, que de otra manera serían destinadas para el Glorioso Reino de Mi Padre.

 

Vuestro Divino Salvador, Maestro y Redentor, Jesucristo