15 abr 2013 Muchos no serán lo suficientemente fuertes para luchar contra el aborto, la eutanasia y el matrimonio del mismo sexo

19.04.2013 22:38

Traducción latinoamérica

Lunes 15 de abril de 2013 a las 18:20 hrs.

 

Mi amadísima hija, los enemigos de Dios ahora aumentan en gran número, en cada nación, para condenar las Leyes de Dios.

Habrá muchas leyes nuevas introducidas en cada país y en cada iglesia. La mayoría de las leyes estarán en contra de las Enseñanzas establecidas en la Santa Biblia. Toda clase de pecado será legislado, y la oscuridad de la bestia cubrirá al mundo. Aquellos que se opongan a estas leyes serán despedidos como maniáticos y demonizados. Sus voces serán ahogadas por aquellos que abrazan el laicismo, como si se tratara de una auténtica religión. Ellos usarán todo argumento intelectual para hacer cumplir sus leyes malvadas y engañarán a muchos, porque utilizarán los derechos humanos como herramienta para controlar a los demás.

Muchos no serán lo suficientemente fuertes para luchar contra el aborto, la eutanasia y el matrimonio del mismo sexo. Entonces, justamente cuando las leyes sean creadas, la Iglesia Católica anunciará la reforma para reconocer todos los derechos humanos y todas las religiones. Esto irá seguido der una terrible división entre aquellos que están bendecidos con el don de la percepción, dado a ellos por el Espíritu Santo, y aquellos cuyo único deseo es el amor a sí mismos, y que rechazan a Dios. Ellos ven a Dios, y a Mis Enseñanzas, como un obstáculo para vivir lo que ellos creen que es un libre estilo de vida.

La poderosa organización élite mundial, que está infiltrada en todos los rincones del mundo, planeará nuevas leyes eclesiásticas, y conspirará para derrocar a los líderes, mientras que al mismo tiempo, ideará guerras, lo que  traerá la destrucción. Tan orgullosos son ellos, y tal es la extensión de su lealtad a la adulación satánica, que creen que son indispensables. Cómo tendrán que sufrir por sus actos malvados. Así como ellos creen que pueden controlar a otros e imponer sus tortuosos planes en otros, así ellos serán derribados por la Mano de Mi Padre. Se les dará solo el tiempo suficiente para volver sus espaldas. Después, ellos se volverán unos contra otros y se destruirán unos a otros. Tal será el nivel de su sufrimiento que aún al final, no será suficiente hacerles ver lo que les espera si continuaran estando atados al maligno.

Para mucha gente, que no es de Dios, notarán un poco de estos eventos en un principio. Será sólo cuando su libertad sea restringida, que se rebelarán abiertamente contra  las injusticias dentro de sus naciones. Ellos entonces se darán cuenta del horror que se habrá estado creando porque la Luz de Dios se habrá  extinguido. En su lugar habrá oscuridad, vacío, hambre y carencia de amor. Solo entonces el hombre clamará por la Misericordia de Dios. Yo estaré allí, esperando, para darles consuelo y salvar sus pobres aterradas almas.

Vuestro Jesús