14 jul 2011

20.10.2012 18:35

Mis mensajes traerán lágrimas de conversión

Jueves 14 de julio del 2011 a las 14:30 hrs.

 

Mi muy querida y amada hija, nunca debes olvidar que aquellos que hablan en Mi Nombre serán burlados, reídos y hechos parecer tontos. Esta es la cruz de que hablo. Nunca se desilusionen cuando esto suceda.

 

Muchos ahora desafían Mi Palabra Sagrada. Algunos toman la forma de preguntas genuinas que derivan de un amor por Mí, mientras que otras, están diseñadas para hacer parecer Mi Palabra, tonta y disparatada. Mis hijos deben aceptar que ahora voy a incrementar Mis comunicados a ustedes, todo por la falta de tiempo. No importa que Mi Palabra sea desafiada, en cambio, estén alegres porque saben que es cuando me comunico con Mis hijos desta manera, que los obstáculos se presentarán por sí mismos. Aquí es cuando ustedes sabrán que soy Yo. Si cuando lean Mis mensajes, Mis hijos sienten lágrimas, entonces sabrán que estas son lágrimas de conversión, un don para cada uno y para todos ustedes, por el poder del Espíritu Santo.

 

Muchos de Mis hijos se sienten confundidos porque cuando Mi Palabra es dada al mundo en esta forma, puedo trastornar su rutina normal. Mi Palabra no traerá felicidad a cada alma porque, algunas veces, la verdad puede ser espantosa. Si ellos primero se sentaran y permitieran a Mi paz inundar sus almas sometiéndose a sí mismos a Mi Santa Voluntad, experimentarán verdadero contentamiento. Confíen en Mí hijos, no me bloqueen. Escuchen cuidadosamente lo que Yo digo y les tomaré en Mi viaje a la salvación eterna.

 

Recuerden, Dios Padre está ahora a cargo de Su Reino, el cual ningún hombre puede derrumbar. Cualquier intento de hacer esto resultará fallido. Como los pecadores continúen insultándome a Mí y a Mi Padre Eterno, su mano estará lista para caer rápidamente. Por el GRAN AVISO Él se va a contener, hasta que la conversión sea lograda. Mientras tanto todos aquéllos que no acepten la verdad, deben saber que tienen poco tiempo ahora, para preparar sus almas.

 

Recen por cada uno y por todos ustedes para que sus almas puedan ser salvadas.

 

Vuestro Amante Salvador, Jesucristo, Rey de la Humanidad