13 nov 2010 El Aviso del Infierno y la promesa del Paraíso

19.09.2012 23:10

 

Sábado 13 de noviembre del 2010 a las 03:00 hrs.

Mi amada hija has sobrellevado una terrible persecución que he permitido para salvar tu Alma de los tormentos del infierno. Ahora eres libre y tu espíritu te permitirá difundir Mi Palabra para que la humanidad sea liberada del sufrimiento que les espera en caso de que sean tan necios de sucumbir ante el Maligno.

Tú, hija Mía, has sido enviada justo desde el comienzo. Te estoy haciendo más fuerte todo el tiempo y en tan pocos días. ¿Cómo crees que serás dentro de una semana, en un año o en dos? Una luchadora, valiente hasta el final. Trabajarás Conmigo para limpiar las almas de Mis queridísimos, amados hijos por los que tengo una profunda y totalmente amorosa compasión. El amor corre por Mis venas como un río. Mi compasión nunca disminuye a pesar de que ellos giran en el sentido opuesto.

Les salvaré de los Tormentos del Infierno

Diles hija Mía, que les salvaré de los tormentos del infierno. Necesito que se vuelvan hacia Mí en su triste estado de confusión. Hay un solo camino hacia el amor y la paz. Que será en Mi Nuevo Paraíso cuando el Cielo y la Tierra sean uno. ¿Ellos, no lo saben? ¿Nunca han oído hablar de Mi promesa desde antiguo?  La promesa de Vida Eterna, donde ellos -toda la humanidad- los que regresen a Mí serán llevados en cuerpo, alma y espíritu hacia la Nueva Tierra y Cielo cuando se fusionen de nuevo, como el Paraíso prometido durante tanto tiempo a los hijos de Mi Padre.

Creed, os lo suplico. Pensad. Si nunca habéis sido expuestos a las Sagradas Escrituras, entonces preguntáos esta simple pregunta: Si sentís amor en vuestros corazones ¿de dónde creéis que proviene? ¿Es este amor el que os hace sentiros amables, humildes, anhelantes y libres de todo ego?  Si es así, éste es el amor que Yo prometo a todos Mis hijos quienes regresan a Mí.

Cómo las ambiciones mundanas os dejan vacíos

Es difícil, lo sé queridos hijos, creer en un mundo diferente del que habitáis. Recordad que este mundo fue creado por Dios, el Padre Eterno. Mas tarde fue manchado por la obras del Engañador. Él, Satanás, es extremadamente astuto. Vosotros, hijos Míos seguramente sabéis que las ambiciones mundanas, las cuales os parecen insaciables, ¿no os satisfacen? Sentís un vacío el cual no podéis explicar o entender ¿no es así? Y entonces os esforzaréis por más y más. Pero sin embargo, todavía no estáis satisfechos cuando pensáis que deberíais estarlo. ¿Por qué es esto? ¿Habéis mirado dentro de vuestros corazones y os habéis preguntado por qué? ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla:

Dios creó a la humanidad. La humanidad fue tentada por Satanás. Satanás existe en este bello mundo que Mi Padre Eterno creó con puro amor. Tristemente él, Satanás, existirá hasta Mi Segunda Venida. Él, será descubierto entonces por las mentiras absolutas y por el engaño que ha mostrado a Mis hijos. Para entonces será muy tarde para muchos de Mis hijos, incluídos aquéllos que  están inseguros o con dudas al creer en la creación superior divina, del Reino de Mi Padre.

 

No me rechacéis  

¡Escuchad! Yo, Jesucristo, el Salvador enviado para daros una segunda oportunidad para entrar en el Reino de Mi Padre, escuchad Mi promesa. Escuchad Mi voz, enviada por la Gracia Divina a través de Mis videntes y profetas en el mundo de hoy y comprended que todos Mis hijos son iguales ante los Ojos de Mi Padre.

Aquéllos que le siguen son bendecidos, pero sufren tortura por las almas que no creen y que se rehúsan a escuchar. Dios hizo el mundo. El mundo no apareció de la nada. El hombre no lo hizo, ni  pudo inventar tal milagro, el cual la ciencia nunca será capaz de explicar. Lo Divino sobrenatural nunca podrá ser entendido hasta que todos los hijos de Dios se abandonen en mente, cuerpo y alma al amor puro que Yo ofrezco.

Por favor, os suplico a todos que no rechacéis a vuestro Creador. Por favor no escuchéis el engaño  con las mentiras que el Engañador os ha dicho, a través de los grupos divididos de la francmasonería (masonería), los illuminati, los falsos profetas y los extraños y totalmente cultos malignos que han evolucionado por la ingenuidad del hombre.

Satanás es real 

La humanidad es débil. Incluso los más santos de Mis seguidores caen presas de las constantes tentaciones del Maligno. El problema es que ellos, aquéllos que buscan el placer, no creen que él (el Maligno) es real. Otros saben que él es real y que existe. Éstos son los que me causan más decepción.

Las heridas se abren una vez más y supuran

Estoy sufriendo a tal magnitud que las heridas infligidas sobre Mi, durante Mi terrible crucifixión, en las que sucumbí, se están abriendo otra vez y supurándose (infectándose), dejándome en la más dolorosa agonía de cuerpo, alma y divinidad. Sin embargo, Yo nunca dejaré de amaros a todos vosotros.

Hago un llamado desde el Cielo y en nombre de Mi Padre Eterno, que creó a cada uno y a todos vosotros por puro amor, para que os mantengáis firmes. Rechazad a Satanás. Creed que él existe. Aceptad que es así. Abrid vuestros ojos. ¿No podéis ver el estrago que él hace en vuestras vidas? ¿Estáis ciegos?

Un mensaje a los ricos

A los ricos les digo: deteneos! Pensad y preguntad a Dios tan sólo un momento. ¿Es vuestra labor viviendo como vivís los mandamientos de Dios? ¿Os complace? ¿Os hace sentir que está bien? ¿Me habéis negado a expensas de excesos mundanos? Estos mismos excesos y placeres os dejarán el corazón vacío. En vuestro propio corazón, sabréis que eso no os hace sentir bien. No obstante, todavía estaréis sedientos de más vacío y aún, de las promesas excitantes que os son dadas por el Engañador, a cambio de vuestra alma.

Un mensaje a aquéllos que siguen a los “illuminati”

Os imploro a todos vosotros, especialmente a Mis hijos que han sido absorbidos por los illuminati y otras tales entidades malvadas. Una vez ahí estáis predestinados a la condenación eterna. ¿No entiendéis que lo que os han prometido a cambio de vuestra alma es una mentira? Una mentira engañosa y aterradora. Nunca recibiréis los regalos prometidos por este siniestro mensajero de las profundidades del infierno. Como vuestro Salvador en la Cruz, que di Mi vida para salvaros, por favor no me dejéis perderos ahora. Os amo hijos Míos. Lloro mientras os imploro una última vez, que no me rechacéis en beneficio del Engañador.

Perdonaré a todos los que se confiesen

No puedo interferir con vuestro libre albedrío porque ese es uno de los dones dados a vosotros cuando nacísteis en la luz de Dios. Yo estaré llegando muy pronto, así como las Escrituras lo profetizaron, --más rápido de lo que nadie pueda comprender. El mundo se sumergirá en tinieblas y desesperación. Aún así, instantáneamente perdonaré a todos y a cada uno de Mis hijos que, cuando sus pecados les sean revelados, no importando que tan ofensivos sean--, en el momento de la confesión. Ellos entrarán en cuerpo y alma al Paraíso, cuando el Cielo y la Tierra sean uno, en donde todos vosotros viviréis por  la eternidad con vuestra Familia, por siempre y para siempre.

Promesas que el Paraíso tiene qué ofrecer

Sin enfermedades, corrupción corporal, sin pecado  -sólo amor. Ésta es la promesa de Mi Paraíso. Nadie tendrá necesidad de nada. Todos vivirán en armonía, gozo y amor.

La realidad del Infierno

No rechacéis esta vida por la vida que os ha sido prometida por Satanás. Estáis siendo engañados. Si seguís este camino, en donde Dios o Yo Jesucristo vuestro Salvador no somos parte, entonces vosotros estáis en el camino hacia la eterna condenación. Gritaréis con terror cuando os déis cuenta del error. Para entonces vosotros suplicaréis Misericordia. Os rasgaréis vuestra cara. Os  jalaréis vuestro cabello. Pero, porque tenéis libre albedrio, un don dado por Mi Padre, ésto no se os podrá quitar. Cuando elijáis este camino errado sufriréis condenación y os quemaréis en el Infierno por siempre. Esto es muy real. La mayor condenación es darse cuenta finalmente que hay un Dios. Que Yo, vuestro Salvador Jesucristo existo realmente. Y no habrá manera, en esta etapa, de salvarse.

La gran condenación, es cuando sepáis que nunca veréis el rostro de Dios

Vuestra familia querrá veros desde el otro lado. Cuando esto suceda y os deis cuenta la terrible verdad, será demasiado tarde. Recordad estas palabras. La gran condenación es cuando sepáis que nunca veréis el rostro de Dios. Éste será el mayor tormento y uno que estará por siempre con vosotros en las llamas del Infierno, donde la pena/el dolor es constante e implacable. Vosotros en vez de disfrutar el Paraíso prometido, a través de las mentiras del Engañador, váis a terminar en los aterradores corredores del infierno. Esto es muy real y representa sufrimiento por la eternidad.

Por favor, a todos vosotros quienes no creéis que me estoy comunicando con la humanidad, os pido que recéis a Mi Sagrado Corazón. Rezad Mi Divina Misericordia a las 15:00 hrs. cada día. Yo responderé a vuestra solicitud con amor, el cual sentiréis  instantáneamente. Tomad Mi Mano, hijos. No la dejéis ir. Os amo a todos, tanto que di Mi Vida por cada uno y por todos vosotros para que pudierais ser salvados.

Esta vez vengo a juzgar. Por lo mucho que os amo no puedo interferir con el don del libre albedrío que fue otorgado a vosotros por Mi Amado Padre. Espero, que a través de Mis videntes y profetas modernos de hoy día, que vosotros finalmente escuchéis. La verdad es el camino, recordadlo, para la salvación eterna y un nuevo comienzo cuando el Paraíso regrese a la Tierra.

Las mentiras de Satanás

Las mentiras, no importa cuán seductoras sean, son sólo eso, mentiras  --diseñadas para robar las almas amadas que no pueden ser liberadas por Mi Padre, el Creador  y Hacedor de la Tierra.

Vuestro Divino Salvador Jesucristo