13 abr 2011

26.09.2012 00:52

Mi dolor es más grande hoy de lo que fue durante Mi crucifixión

Miércoles 13 de abril de 2011 a las 23:00 horas.

 

Mi muy querida y amada hija, esta noche lloro con gran tristeza por los pecados de la humanidad que han aumentado con gran intensidad, a medida que se acerca el tiempo de conmemorar Mi Pasión en la cruz. Mi dolor es aún más grande que el que sentí cuando fui crucificado la primera vez. Estoy ahora reviviendo la agonía que soporté ya que los pecados de la humanidad perforan Mi Corazón como una espada que es más larga, afilada y más dolorosa. Escuchen Mis súplicas. Escuchen Mis gritos, todos ustedes. Confórtenme en esta profunda agonía que soporto hoy. Diariamente tengo que presenciar la profunda tristeza, el dolor y la tortura infligida por el hombre al hombre. Por el hombre a los niños. Estos asesinos no tienen remordimientos, tan infectadas están sus oscuras almas por Satán, el Engañador. Él no muestra compasión por ninguno de ustedes, porque él no tiene alma.

 

Sin embargo, como cegados los hombres sucumben neciamente a sus tentaciones. Permiten ser aspirados tan servilmente en estas terribles tinieblas, que tengo que dependo de aquellos de ustedes que creen para que recen mucho y así, salvar tales almas.

 

Mi dolor se intensifica diariamente. El pecado no es visto por el hombre por lo que es. En su nivel más básico es un amor por sí mismos. En el peor, es un amor de todas las cosas que dañan a otros por medio de la deshonestidad, violencia, abuso y asesinato. ¿Por qué la gente se hace la vista gorda cuando observan todas estas atrocidades? Estas víctimas son personas como ustedes. Recen mucho por estos perpetradores porque ellos también son víctimas. Ellos, Mis hijos, han sido atrapados por el Engañador, sin embargo, muchos no aceptan aún que él existe.

 

Se está acercando ahora el momento para que verdaderamente Mi palabra sea escuchada otra vez en la Tierra. Por favor, por favor explíquenles a todos que Mi Misericordia está por ser observada en la Tierra durante el próximo evento místico. Es importante decirle a cuantas personas sea posible, pedir a Dios, el Padre Eterno que perdone a cada uno y a todos ustedes por los pecados cometidos en el pasado. Háganlo rápido y ahora mismo. Salven sus almas y las de los otros. Aunque la conversión será desenfrenada, algunas almas desafortunadas no sobrevivirán al choque. Recen, recen para que ellos no mueran en pecado mortal.

 

Por favor acuérdense de Mi Pasión durante Cuaresma, considerando el sacrificio que gustosamente hice por ustedes para que así fueran salvados. Entonces entiendan que el GRAN AVISO, la Iluminación de Conciencia, es Mi próximo don de Misericordia para la humanidad. Propaguen conversión por todas partes. Ayuden a derrotar al Engañador rezando Mi Divina Misericordia para salvar almas.

 

Confíen en Mí ahora y tráiganme de vuelta a sus corazones. Júntense para salvar a la humanidad a través del amor.

 

Vuestro Divino Salvador, Jesucristo,

Hijo de Dios, Padre Todopoderoso, Creador y Hacedor de todas las cosas.