12 nov 2010 (1) Los pecados están partiendo Mi Corazón

19.09.2012 23:08

 

Viernes 12 de noviembre del 2010 a las 3: 00 hrs.

Escribe esto Hija Mía. Las horas están marcando. No ignores Mi pedido de publicar Mi GRAN AVISO a la humanidad. Hay una necesidad de arrepentimiento. Mis hijos deben oír Mi Aviso. Hija Mía comunícate primero con Grupos Cristianos para anunciar Mis peticiones. Sé fuerte. Te he escogido para este trabajo, para que Mi llamado a la redención sea escuchado rápidamente.  Escribe el libro y comunica Mis mensajes usando medios de comunicación modernos como el internet y otros medios. Debido a la urgencia de Mi pedido, voy a sostener tu mano para que puedas comprender el mensaje.

Eres más fuerte de lo que piensas. Reza para Mí más a diario Mi Divina Misericordia. No temas. ¿Por qué estás tan asustada? La Vida Eterna, cuando el Cielo y la Tierra emerjan como uno solo, debe ser bienvenida. Es por lo que el hombre se ha esforzado, desde que el tiempo empezó. No te dejes engañar por las atracciones que la tierra tiene qué ofrecer. Ellas palidecen en insignificancia, cuando son comparadas con el esplendor del Reino de Mi Padre. Vas a recibir apoyo tan pronto como tu plan comience a desarrollarse.

Estos pocos últimos días han sido sobrecogedores para ti, sin embargo has aceptado en tu corazón, lo que te he pedido. Es difícil y tal vez un poco atemorizante para ti asimilar todo esto, pero es importante que confíes en Mí.

Tenme en tu corazón y apóyate en Mí. Renuncia a toda duda que tengas y tu labor será más fácil. Debes recordarle a la gente acerca de las promesas y referirlas a Mi Palabra Escrita. Recurre a las Escrituras para darle sentido. Nunca, nunca temas recordarle a la gente cómo sus pecados están partiendo Mi Sagrado Corazón y perforando el Alma de Mi Padre Eterno.

Nosotros, Mi Madre y todos los santos, sostendremos tu mano y te daremos fortaleza. Se te enviará guía práctica y las puertas estarán abiertas para ayudarte en tu labor.

Cuídate de aquéllos que te crean obstáculos para retrasarte en tus publicaciones. Reza por ellos y sigue adelante. Sé que estás cansada pero Mi petición debe ser atendida rápidamente.

Es tiempo de descansar, hija Mía. Estás respondiendo bien, con Fe y valentía. Nunca te rindas.

Tu Amado Salvador Jesucristo