12 ene 2011

23.09.2012 21:50

El GRAN AVISO – La Segunda Venida está cerca -- Una oportunidad para salvar vuestras almas

Miércoles 12 de enero de 2011 a las 15.00 hrs.

 

Hija Mía, Mi mensaje de ayer fue duro. Muchos al leerlo dirán: “ésta no es la manera en que habla el Señor” ¿Pero cómo lo saben ellos? Debido al sufrimiento que Mis amados hijos soportan a manos de otros, debo hablar claro. Hablo claro por Mi Divina Misericordia para ayudar a salvaros, hijos Míos, para que así podamos estar unidos como una sola Sagrada Familia en el Nuevo Paraíso. No quiero perder una sola alma a manos del Seductor. Es importante que Mi voz sea escuchada.

 

Los no creyentes lo encuentran muy difícil

Yo entiendo que muchos de Mis hijos, especialmente los no creyentes, encuentren muy difícil creer en la próxima vida. Están tan condicionados por asuntos mundanos que, en su lucha por sobrevivir, han descuidado hasta tal punto su espiritualidad que no creen en absoluto que haya otra vida. Ahora necesitan reconsiderarlo. Creen que todo termina después de la muerte y que del único mundo del que necesitan preocuparse es éste en el que están viviendo justo ahora. Cómo me desespero por estas almas equivocadas. Si pudieran tan sólo experimentar una migaja de lo que provee el Paraíso, pasarían sus días en oración y adorándome a Mí y a Mi Padre Eterno, en alabanza y agradecimiento.

 

Este nuevo mundo que os he prometido es una realidad. Alabo a los creyentes que nunca han olvidado este hecho y que siguen rezándome todos los días. Cómo amo a Mis seguidores. Pero cómo sufro también por ellos. Estos devotos seguidores hacen todo lo que pueden para convencer a otros de Mi existencia. Pero se burlan de ellos y los desprecian en Mi nombre. Cómo rompe esto Mi Corazón.

 

Cómo los que han partido suspiran por todos los que dejaron y no tienen Fe A los no creyentes: ¡cómo suspiran por vosotros vuestros seres queridos desde el otro lado! Vuestros seres queridos, los que están en paz en el Reino de Mi Padre, rezan constantemente para interceder a vuestro favor. De lo que no os dais cuenta es de que, si os tomáis el tiempo para hablar Conmigo privadamente, con vuestras propias palabras, y me pedís guía, incluso si su vuestra Fe es tibia, os responderé. Y sabréis que os he respondido. Volveos ahora hacia Mí, hijos. Usad vuestras propias palabras y pedidme que os devuelva la Fe.

 

Reconsiderad Mis enseñanzas a través de estos mensajes y a través de la Biblia y recordad la manera correcta de vivir vuestras vidas. Yo, por medio de Mi Misericordia, apartaré todos vuestros motivos de queja en contra de Mis enseñanzas y perdonaré enseguida todos los pecados y ofensas que hayáis cometido en vuestras vidas.

 

No es el Juicio Final, pero será una muestra de cómo será. Éste es un acto de Misericordia por Mi parte. Veréis vuestros pecados y entenderéis inmediatamente cómo los veo Yo. Al instante entenderéis claramente lo malos y ofensivos que son. Ésta es vuestra oportunidad, hijos, para arrepentiros. No es el Día del Juicio pero sí una muestra de cómo será. Por misericordia se os dará el regalo más grande de todos -la oportunidad de arrepentiros y cambiar vuestras vidas antes del Día Final- antes del Día del Juicio, el momento en que volveré a esta tierra. Entonces, como sabéis, ya no vendré como Salvador sino como Justo Juez. La hora ya está cerca, hijos Míos. No temáis. Os amo a todos. Estáis en Mi Corazón. Permitidme entrar en el vuestro ahora y guiaros hacia el Reino de Mi Padre. No temáis nunca a la muerte. La muerte será simplemente un paso hacia una vida nueva y hermosa, de dichosa eternidad, llena de amor, paz y felicidad.

 

La vida en la tierra es sólo una etapa en el tiempo

Vuestra vida en la tierra es simplemente una etapa en el tiempo. Puede estar llena de amor, alegría, dolor, rechazo, miedo, ira, desesperación, frustración y tristeza. Pero sólo cuando os volváis hacia Mí se aliviará vuestro dolor.

 

Bienaventurados son aquéllos que sufren y especialmente en Mi Nombre, porque serán glorificados en el Reino de Mi Padre. Bienaventurados son también los que vuelven a Mí, porque habrá gran regocijo en el Cielo.

 

Seréis bienvenidos al Reino de Mi Padre. Ahora rezad por vuestras almas y por las de vuestras familias. El Aviso tendrá lugar pronto. Entonces sabréis la verdad. Entonces tendréis la oportunidad de redimiros ante Mis ojos.

 

Os amo a todos. Me regocijo porque sé que muchos más de Mis hijos regresarán ahora a Mí y a Dios, el Padre Eterno, mientras se acerca la hora del Fin de los Tiempos. Estad preparados.

 

Vuestro Amado salvador,

Jesucristo