11 abr 2013 Por cada alma que dediquéis a Mi Misericordia, salvaré cien más

15.04.2013 01:20

Traducción latinoamérica

Jueves 11 de abril de 2013 a las 21:20 hrs.

 

Mi amadísima hija, debes avanzar y concentrarte en aquellas pobres almas que no creen en Dios en lo absoluto. Me refiero a aquellas a las que nunca se les ha dado la Verdad acerca de la existencia de Dios, su Creador.

 

Hay miles de millones de personas que no tienen ningún conocimiento de la Santísima Trinidad porque se les fué ocultado. Estas son las almas a las que se les concederá gran Misericordia por Mí y necesitan que se les entere de estos, Mis Mensajes al mundo.

 

Las otras almas que me preocupan son aquellas que eran tibias en su fe y que ahora rehúsan aceptar la Verdad de la vida eterna. A mucha gente, que está ya sea insegura de su creación o de la existencia de Dios, pronto se les mostrará la Verdad. De nuevo les mostraré gran Misericordia y Mi Amor tocará sus corazones y serán salvados.

 

Pero luego están aquellas que continuarán resistiendo Mi intervención. Lucharán contra cualquier intento de que se les dé la Verdad, y la prueba que se les dará de Mi Misericordia será devuelta en Mi Cara. De nuevo, intervendré y continuaré luchando por sus almas.

 

Finalmente, están aquellas que saben todo sobre Mí y el hecho de que Yo Soy el Mesías. Ningún milagro o acto de amor las atraerá a Mí porque se han abandonado a sí mismas a Satanás. Estas almas serán devoradas por la bestia y él no las dejará ir libres porque no me ven como su Salvador. Ellos todavía no saben la verdad del plan de la bestia. A fin de que ellos se salven, vosotros, Mis amados seguidores, debéis darme vuestra lealtad encomendándome las almas de ellos, durante vuestras oraciones y cuando recibáis la Sagrada Eucaristía. Debéis ofrecérmelos cada día y por cada alma que dediquéis a Mi Misericordia, salvaré cien más.

 

Haced esto todos los días. Al final de cada mes estaréis llenos de alegría porque sabréis a cuántas almas como estas les ha sido dada esta Gran Misericordia. Este es solo otro don con el que os bendigo y las gracias que recibiréis, cuando recitéis esta Cruzada de Oración, serán en abundancia.

 

Cruzada de Oración (104)

 

Libera esta alma de la esclavitud

 

“Queridísimo Jesús te presento el alma de mi hermano y hermana, que ha abandonado su alma a Satanás.

 

Toma esta alma y redímela en Tus Santos Ojos.

 

Libera esta alma de la esclavitud a la bestia y tráele salvación eterna. Amén.”

 

Mi Misericordia continuará siendo dada a la humanidad, y especialmente, a cada una de las almas que rechace la Palabra de Dios.

 

Os bendigo, Mis leales discípulos, y continúo derramando sobre vosotros el Don del Espíritu Santo.

 

Vuestro Jesús