10 ago 2011

20.10.2012 21:11

Miedo ante el GRAN AVISO no es algo que Yo fomento

Miércoles 10 de agosto del 2011 a las 23:00 hrs.

 

Mi muy querida y amada hija, la velocidad de los eventos globales que llevan al GRAN AVISO, como fué predicho, continúa escalando.  La oración, Mis hijos, es esencial ahora, así como Mis seguidores por todo el mundo, llenos de las gracias del Espíritu Santo, forjan para formar Mi Ejército. Este ejército, al mismo tiempo muy pequeño en que muchos de Mis seguidores, todavía tienen qué entender, que cada uno de ellos juega un papel muy importante ahora, se levantará y conducirá a Mis hijos, hasta el mismísimo final.

 

Todos Mis hijos necesitan escucharme ahora. Por toda atrocidad cometida por el hombre contra el hombre, en estos tiempos, ustedes deben rezar por el responsable, en cada caso. La oración por los pecadores es ahora un llamado. Por medio de la oración, ustedes pueden invocar al Espíritu Santo, para que traiga la Luz Divina a estas pobres almas. Muchos de ellos están tan ciegos a la verdad del amor de Mi Padre, que ellos vagan sin rumbo, hundiéndose de una crisis a otra, de modo que todos los que tienen contacto con ellos, son heridos. Si más de ustedes me piden Mi Misericordia para estos pecadores, entonces el impacto de las acciones del Maligno, se debilitará considerablemente. Este es el secreto, hijos Míos, para diluir el odio de Satanás, ya que vomita, como el fuego de la boca de un dragón, en un intento de hundir al mundo en su vapor de odio.

 

Él, el Engañador y sus demonios, están por todos lados. Porque la Fe de Mis hijos es muy débil a una escala global, las acciones malignas de Satanás han hecho presa a la humanidad, en un vicio que es difícil  de desenmarañar. Si Mis hijos por todas partes creyeran en la existencia  de Dios Padre Todopoderoso, esto no habría pasado. Entonces la dominación de Satanás sería más débil, especialmente si Mis hijos hubieran pedido ayuda y pedido la Misericordia de Mi Padre.

 

La oración es su armadura ahora, hijos, entre ahora y el tiempo del GRAN AVISO. Usen al oración para salvar almas en tinieblas. Después del GRAN AVISO, las oraciones serán necesarias para ayudar a Mis hijos a retener su devoción a Mi Padre Eterno y alabar su Gloria.

Paciencia, oración silenciosa diaria, la formación de grupos de oración, rezo diario de la coronilla de la Divina Misericordia, ayuno y el Santo Rosario a Mi Amada Madre, combinados, actúan como la fórmula perfecta para salvar almas.

 

El miedo al GRAN AVISO no es algo que Yo fomento. Recen ahora por su propia alma y la de otros, a través del acto de redención y antes de su encuentro cara a cara, Conmigo, su Amado Salvador.

 

Sonrío de alegría y felicidad, cuando pienso en el momento en que este gran Don de Misericordia sea revelado a Mis hijos. Es un regreso al hogar del tipo que no se puede describir. Porque esto será cuando sus corazones sean llenados con Mi divino amor. Sus almas serán iluminadas finalmente, en preparación para el Nuevo Paraíso en la Tierra. Les traeré entonces, la comodidad faltante en sus vidas, hasta ahora, cuando ustedes estén en unión Conmigo.

 

Recuerden hijos, la razón de por qué me comunico al mundo ahora. Es Mi deseo, asegurar que todos Mis hijos sean salvados de las garras de Satanás. Es también Mi profundo e insondable amor por cada uno y todos ustedes, que debo extender Mi mano para que ustedes se puedan unir a Mí, para prepararse para venir a casa de nuevo, a su legítimo hogar.

 

El miedo no proviene de Mí. Les amo hijos, les estoy trayendo este glorioso regalo por puro amor. Regocíjense, sonrían y denme la bienvenida a Mí, cuando las señales aparezcan en el Cielo. Levanten sus manos y canten las alabanzas a Dios Padre por permitirme esta última oportunidad de salvarles.

 

Vuestro Amado Salvador, Jesucristo,

Rey de Misericordia