08 ago 2011

20.10.2012 21:08

Hijos no se desanimen por los cuentos de desesperación que enfrenta la Humanidad

Lunes 8 de agosto del 2011 a las 19:45 hrs.

 

Mi muy querida y amada hija, han pasado días desde que me comuniqué contigo. Esto fue para darte una oportunidad de escuchar el aviso de Mi Amado Padre, Dios el Altísimo, para ayudarles a entender el papel del sufrimiento para salvar sus almas.

 

Los días ahora, son cada vez más cortos, así como el tiempo para el GRAN AVISO se acerca. Todo está listo para las llamas de Mi amor, que envolverán al mundo como uno solo. Los ángeles, los coros en el Cielo, esperan ahora el día de Gloria, cuando regrese a darle al hombre, su última oportunidad, de aceptar Mi existencia y la de Mi Padre Eterno.

 

Hijos, no se desanimen por el rumor de cuentos de desesperación que está enfrentando la humanidad. En cambio, mírenme ahora y confíenme sus temores. A la humanidad se le dará un maravilloso regalo. No solo me encontrará el hombre cara a cara, sino que estarán muy contentos de aprender y ver la verdad presentada delante de sus mismos ojos.

 

Este será un gran día en la historia, cuando la esperanza y el amor sean mostrados a todos ustedes. Incluso los más endurecidos pecadores caerán abajo y llorarán lágrimas de remordimiento. Éstas son buenas noticias, hijos, que todos se pueden salvar si abandonan su orgullo y su ego. Todos, a través de su propio libre albedrío, se reunirán para permitirme entrar en sus corazones, para que así ellos puedan ser guiados hacia la Luz.

 

A muchos pecadores en pecado mortal, esta Luz les quemará los ojos y sus almas. Será muy doloroso. Si ellos pueden sólo soportar el miedo de ver, cómo Me ofendieron, ellos se harán más fuertes y se convertirán.

 

Entonces hijos de Mi Ejército, les digo a ustedes ahora, sonrían porque el evento será el más extraordinario en sus vidas y en su amor existente a Mí y a Mi Padre Eterno, que infundirá su alma. Tanto amor se infiltrará en sus mentes, cuerpos y almas, que ustedes serán renovados en el espíritu, para siempre. Recen ahora por todos ustedes, porque el tiempo es corto. El mundo está siendo preparado ahora para el GRAN AVISO, para que así todos estén listos para Mi gran don.

 

Continúen, hijos, con la devoción de este mes de la Salvación de las Almas, para que al final de agosto, millones de almas sean salvadas, por sus esfuerzos.

Recuerden, hijos, Yo estoy presente en su día a día, viendo, guiando. Les amo a todos ustedes. Permanezcan leales a Mis deseos, para salvar a las almas torturadas.

 

Jesucristo