07 ago 2011

20.10.2012 21:07

Dios Padre: El papel del sufrimiento

Domingo, 7 de agosto de 2011, a las 14:45 hrs.

 

Yo soy el Alfa y el Omega. Soy Dios Padre, Creador del hombre y del universo.

 

Mi querida hija, ya he aceptado definitivamente el regalo que me haces, para ayudar a salvar almas. Tu regalo es acogido con amor y alegría. Este no será un camino fácil, pero serás protegida cuando pidas Mi ayuda cada día.

 

Tu sufrimiento será espiritual, será una oscuridad del alma. Cuando empeore, acuérdate constantemente de aquellas criaturas que serán salvadas a causa de tu sufrimiento.

 

Ve a Adoración tantas veces como te sea posible para adquirir la fuerza que necesitas para esta tarea. Los mensajes de Mi amado Hijo continuarán. Tienen que ser publicados aquí como hasta ahora, porque Sus mensajes al mundo aumentarán, no disminuirán. Serás ayudada por muchos santos que interceden por ti.

 

Reza en adelante a la Santísima Trinidad por las gracias necesarias para permanecer firme. Nunca te sientas abandonada; eso parecerá, pero para ser parte de tu sufrimiento. Que descanse tu cabeza. Calla y muéstrate al mundo exterior llena de alegría. Ignora a aquellos que te herirán. Piensa más bien que por la Luz Divina que brillará a través de tu alma, se apartará la oscuridad de otras almas. Entonces y sólo entonces, comprenderás la tortura que quema el corazón de Mi Hijo cuando ve el pecado en el mundo. Tu sufrimiento será sólo una mínima parte de lo que Él sufre en cada minuto del día.

 

Acepta el regalo que te ha sido dado, habiendo sido llamada a ser un alma expiatoria.

 

No olvides, hija Mía, que tú estás en Mi Corazón en todo momento. Yo velo sobre ti y te protejo. Sonríe ahora. No tengas miedo, pues esta tarea traerá a ti, a tu familia y a tus seres queridos grandes recompensas en mi Reino glorioso.

 

Vuestro amado Padre, Dios, el Creador de todas las cosas