02 ene 2011

23.09.2012 21:47

Cómo el Gran Aviso es un don para la humanidad

Domingo 2 de enero de 2011 a las 9:45 hrs.

 

¿Por qué asustan estos mensajes?

Mi amada hija, cuando la gente escuche estos mensajes, les resultarán desafiantes, los cuestionarán y los harán a un lado. Más aún, los despreciarán y se preguntarán ¿por qué estos mensajes no hablan más de alegría y felicidad? ¿Por qué dan miedo? ¿Acaso esta forma de comunicarse con el mundo puede provenir de Jesucristo? ¿Acaso no predica Jesucristo el amor y no el terror? Mi respuesta a estas pegas es simple. Es porque os amo a todos por lo que ahora muestro Mi Misericordia a través de estos mensajes. Primero vine a liberaros a todos como Salvador, para que todos os beneficiaseis de la Salvación. Mi muerte en la cruz fue para daros una segunda oportunidad de entrar en el Reino de Mi Padre. Esta vez vuelvo como Justo Juez. Pero antes, os muestro Mi Misericordia, por Mi Amor a vosotros. Esta misericordia vendrá en forma de un Aviso anticipado para ayudaros a poner en orden de nuevo vuestras vidas antes de que Yo regrese el Día del Juicio.

 

Por Mi compasión por todos vosotros, ahora os doy la oportunidad definitiva de abrir vuestros corazones y vivir vuestras vidas de la forma en que debéis hacerlo.

 

La alegría en la Tierra no puede ser comparada con la alegría en el Cielo Dad la espalda al pecado, arrepentíos y traed la oración de vuelta a vuestras vidas. Es por misericordia que os debo advertir de la verdad. La falta de alegría que vosotros creéis hallar en Mis mensajes es debida al hecho de que la humanidad le ha vuelto la espalda a la verdadera alegría. La alegría sentida en el Cielo no se puede comparar a la supuesta alegría que experimentáis en la tierra. La alegría en la tierra que proviene del verdadero amor, es pura. La alegría que proviene de bienes mundanos no tiene sentido.

 

Hijos Míos, desgraciadamente la alegría que Yo debería sentir mirándoos dura muy poco por lo que contemplo hoy en la tierra. Todo por lo que vosotros sentís aprecio proviene de posesiones mundanas o por el reconocimiento de los demás cuando os alaban. Dedicáis poco tiempo a prepararos para la próxima vida.

 

El Aviso es un don

Os traigo Mi Misericordia como un don. Aceptadla. Saboreadla. Aproximaos a Mí. Todos vosotros. Yo soy vuestra balsa salvavidas en un mar enfurecido que está lleno de corrientes inesperadas y erupciones. Salvaos ahora o asumid que seréis llevados por una corriente de tal magnitud que, en el último minuto, sólo os permitirá aceptar ser izados a la balsa, porque vosotros ya no tendréis fuerzas para subir.

 

La purificación en el mundo continúa

Estoy cansado, hijos. No importa cuánto intente comunicarme con vosotros, muchos hacéis oídos sordos. Ni siquiera Mis sacerdotes prestan atención a Mi llamada cuando deseo revelar Mi Misericordia. A medida que la purificación continúa en la tierra y ésta aumenta en velocidad, es momento de que me llaméis, hijos.

 

Terremotos y otros desastres globales

Nunca temáis a las tormentas, terremotos, tsunamis, inundaciones, volcanes y olas de calor que descenderán sobre el mundo para ayudar a parar al Anticristo y su brazo. Mis seguidores estaréis a salvo sabiendo lo que os espera en el Nuevo Paraíso, que surgirá cuando el Cielo y la Tierra se fundan en uno. Estas cosas deben pasar. No pueden ser detenidas porque se han predicho. Estos acontecimientos serán, no obstante, de corta duración para Mis hijos.

 

Vosotros, Mis creyentes, seréis recompensados por vuestra Fe y fortaleza frente a tan enormes contratiempos. Entonces la alegría, hijos Míos, será difícil de imaginar. Los que estéis en la luz seréis envueltos en la gloria y el amor que os espera. Los que estéis en la oscuridad, no seréis capaces de aguantar la luz. Podréis desear hacerlo, pero ésta os dañará tanto que tendréis que esconderos. Pero no habrá dónde ir, excepto a la guarida de la oscuridad que está vigilada por el Rey de las Tinieblas en persona, el Maligno. ¿Es esto lo que queréis?

 

Cómo trabaja Satanás a través de la gente

¿Entendéis el terror que el Seductor representa? ¿No os dais cuenta de que él acecha detrás de todos y cada uno de los actos de egoísmo, de codicia y de amor por vosotros mismos? Mientras vivís vuestra ocupada vida, que creéis excitante y llena de diversión, gastando, comiendo, vistiendo vanidosamente y buscando entretenimientos constantes, vivís felizmente desprevenidos de lo que hay detrás de vuestras acciones.

 

Esa voz secreta que no podéis oír, pero sí sentir, cuando tenéis esa urgencia de actuar, que os coacciona a buscar y buscar más diversión, emociones y excitación, proviene del Maligno. No importa que vuestros actos os provoquen sonrisas, risa y aplausos de excitación. Eso tiene poco peso. Esos fuertes deseos tienen como fin ayudaros a buscar constante autogratificación. ¿Qué tiene eso de bueno? ¿Os hace sentiros bien cuando se acaba? Por supuesto que no. Cuando os paráis a pensar: ¿qué pasaría si yo ya no pudiese hacer más esas cosas? ¿Me importaría? Al principio sí. Quizás sería frustrante, pero sólo cuando os quedaseis sin nada os daríais cuenta de que necesitaríais centraros únicamente en manteneros vivos.

 

La comida se convertirá en algo más importante que los bienes materiales que os producen diversión. Entonces, cuando os quedéis sin comida y estéis hambrientos, os daréis cuenta de lo poco que importaban esas distracciones pasadas. En eso consiste la purificación que va a tener lugar pronto en el mundo. A través de esta purificación, que será una forma de limpieza, volveréis a ser íntegros. Entonces y sólo entonces estaréis listos para aceptar la verdad.

 

Cómo Satanás acaba dejándoos vacíos

Hijos Míos, vosotros no veis a Satanás trabajar. No podéis verlo, y sin embargo él dedica todo su tiempo a tratar de robarme vuestras almas. Él os causa un daño terrible, hijos. Todas las tentaciones que pone en vuestro camino, la atracción mundana por el dinero, la belleza, las posesiones y el talento son devoradas por vosotros por vuestra codicia y deseo. Creéis que cuando hayáis acumulado todas esas cosas os sentiréis llenos. Tristemente, eso no es verdad. Ésa es la mentira que Satanás usa para atraparos. Si alguno entre vosotros ha alcanzado ese nivel de riqueza y luego se encuentra con que, por cualquier razón, lo pierde todo, que esté entonces agradecido. Porque sólo cuando os encontréis desnudos de posesiones mundanas me podréis admitir verdaderamente en vuestro corazón.

 

Mensaje a los ricos

A aquéllos de vosotros con riquezas, Yo no os condeno. El hecho de que tengáis comodidades materiales no significa que no estéis siguiendo el camino correcto. Pero tenéis la responsabilidad de compartir y cuidar de aquéllos menos afortunados que vosotros. Ése es vuestro deber. No es la riqueza, ni las comodidades materiales lo que está mal. No es la alegría y el desenfado que experimentáis en la vida lo que está mal. Es cuando convertís eso en una obsesión y cuando anteponéis el deseo de llevar una vida de lujos a vuestra propia Fe y al bienestar de los demás, cuando esto es una ofensa ante los ojos de Mi Padre.

 

Vuestras riquezas, casas, vestidos y posesiones son como nubes pasando por el cielo. Están ahí un minuto y al siguiente desaparecen. No os las podéis llevar con vosotros a la próxima vida. Lo que os llevaréis con vosotros son vuestras almas. Cuidad vuestras almas, mostraos amor los unos a los otros y a aquéllos que os causan aflicción en esta vida. Seguid Mis enseñanzas. Pedid Mi Misericordia. Sólo entonces os uniréis Conmigo en la nueva tierra que es el Paraíso. No perdáis el derecho a vuestra heredad y a vuestro lugar en el Reino de Mi Padre.

 

Vuestro Amado Jesucristo