01 ene 2011

23.09.2012 21:46

Los medios y otras censuras que están por venir

Sábado 1 de enero del 2011 a las 2:00 hrs.

 

Mi amada hija, ha empezado un año más durante el que seguiré enseñando a Mis amados hijos cómo adaptar sus vidas para que la humanidad esté preparada para Mi venida como juez.

 

Ahora, hermosos hijos Míos, a los que os tengo cerca de Mi Sagrado Corazón, debéis escucharme. Nunca os abandonaré si me reconocéis y reconocéis la verdad del nuevo Paraíso, la promesa que os di a todos antes de que muriera en la cruz por vuestros pecados. El tiempo se está acercando, amados hijos Míos. No temáis nunca. Si me amáis y creéis en Mí ¿a qué habéis de temer? Porque el amor no es temeroso. El amor es gozo y felicidad y no debéis temer nada si creéis en la vida Eterna en el Cielo. Os amo a todos.

 

El papel de la Madre de Dios en la Segunda Venida de Cristo Mi amada Madre, quien en el momento de la concepción tuvo la responsabilidad de aceptar el cáliz que supuso acoger Mi existencia para anunciar un nuevo inicio de la humanidad, también anunciará Mi Segunda Venida.

 

Redimiré a todos los que se vuelvan hacia Mí buscando misericordia. Mi Madre, enviada por el Padre Eterno para traer la redención y la salvación al mundo, estará también junto a Mí esta segunda vez.

 

Mi Amada Madre, el Ángel de la Luz, triunfará al enviar Mi Misericordia y anunciar Mi Segunda Venida a la Tierra. Mi devota Madre, la Inmaculada Concepción, como Mediadora, ayudará a preparar al mundo para Mi Segunda Venida. Ella ha preparado a la humanidad durante muchos siglos pero más aún ahora, en los últimos 100 años, ha tratado de infundir amor en vuestros corazones para encender el amor, a veces estancado, que tenéis por Mí y por Mi Padre Eterno.

 

Durante un tiempo, Mi Madre, a través de manifestaciones divinas, quiso llamar la atención en la Tierra. Tristemente, desde Fátima y Garabandal pocos de Mis siervos sagrados toman sus divinas apariciones en serio. Tampoco los visionarios, los pocos elegidos, son tomados en serio. Esta vez, mientras empieza el año 2011, muchos, muchos cambios están a punto de suceder en el mundo. Esto es así porque el mundo, hijos Míos, como ya sabéis, ha de cambiar.

 

La conexión del Secreto de Fátima con el futuro

Entre Mis inocentes y confiadas almas hay muchas que no consiguen darse cuenta del mal que va a suceder. Los que entre Mis hijos podáis sentir un vacío en vuestro bienestar espiritual, e incluyo los que estáis leyendo ahora estos mensajes por primera vez para satisfacer vuestra curiosidad, escuchad esto ahora.

 

Ese grupo, al que se hace referencia en el último secreto de Fátima y del cual vosotros no estáis al tanto, os está llevando a vosotros y a vuestros hermanos y hermanas hacia un mundo sometido, en el cual os vais a encontrar con lo siguiente:

 

1. Vuestro dinero perderá su valor y la única forma de comerciar será en oro y plata.

2. Necesitaréis rezar en grupos y encontrar un siervo sagrado, suficientemente valiente, para levantarse en contra de la persecución.

3. Deberéis encontrar refugios para la oración porque vuestras iglesias serán vendidas para obtener beneficio.

4. Guardad las Escrituras. Puede que nunca las hayáis leído antes, pero tened la seguridad de que los ejemplares serán imposibles de comprar en el futuro.

5. Estableced grupos de oración para rezar por la salvación de la humanidad. Dentro de tres años entenderéis por qué esto es importante.

 

Censura a los medios

A los medios de comunicación tengo que decirles esto. La arrogancia que desplegáis hoy como comunicadores se tornará en desesperación cuando vuestra voz no se oiga más. Muy pronto, vosotros también os daréis cuenta de la importancia de la oración, cuando la humanidad se aparte de la verdad. Vuestra voz, hasta hoy, podía representar la verdad, una verdad importante e independiente. Pero este don os será arrebatado. Ahora la verdad le será ocultada a la humanidad por la dictadura que está a punto de llegar, durante la Gran Tribulación.

 

Cuando esto ocurra, vuestra voz os será negada, como ya lo es la Mía.

 

El “canal secreto” de comunicación

Nadie os oirá porque la única voz que tendrá impacto será difundida a la humanidad mediante el Canal Secreto que estará disponible gracias a la tecnología. En estos tiempos en que vuestra voz no será oída, os hallaréis en el desierto tratando de comunicaros con un mundo descreído, igual que me pasa a Mí.

 

Cuidado con los dictadores

Con independencia de qué camino sigáis para llegar a Dios, no temáis, simplemente escuchadme. Combatid a aquéllos que os impongan la censura porque ellos son de Satanás. Que nunca os engañen, aunque os paguen mucho por informar de mentiras. Ellos afrontarán la condenación eterna a menos que se arrepientan. Aunque el tiempo no está de su lado. Luchad por la libertad de informar sobre las injusticias que veáis. No importa si creéis en Mí porque cuando veáis cumplirse esta profecía, entonces os daréis cuenta de la verdad de Mis enseñanzas.

 

El Libro del Apocalipsis

Hoy en día, en un mundo que se ve maltratado y golpeado por el colapso económico, es fácil creer que las cosas se arreglarán. Sí, Mis hijos, eso en el pasado sería una suposición natural, pero ya no lo es. El complot, que ha sido tramado por un grupo básico de organizaciones, presentes en todos los países del mundo y conectadas íntimamente a un origen satánico, está ya listo para ponerse en marcha. Los que entre vosotros no creáis en Mí, entenderéis entonces finalmente las profecías contenidas en el Libro de Mi Padre y el Libro del Apocalipsis.

 

No tengáis miedo, hijos Míos. Volveos hacia Mí y habladme en privado, con vuestras propias palabras, y Yo os daré la fuerza, la esperanza y la energía para pasar por este trance oscuro de la historia de la humanidad.

 

Los que estáis leyendo estos mensajes, pensad atentamente. Si dudáis de su contenido, entonces mirad a vuestro alrededor y decidid si os atrevéis a cuestionar estas señales. ¿Habéis notado que vuestra libre voluntad, dada a vosotros como un don de mi Padre Eterno, está siendo manipulada? Yo y Mi padre Eterno nunca interferiríamos con este don divino, que es tan sagrado. Pero si el hombre decide aceptar a Satanás y las llamas del Infierno, así sea. Dios, Mi Padre Eterno no lo puede evitar. Sin embargo, Satanás tratará de arrebatarles este don del libre albedrío. Cuando os encontréis con que vuestra libre voluntad os está siendo arrebatada por fuerzas poderosas sobre las cuales no tenéis control, entonces sabréis que el Maligno está detrás de todo eso.

 

Satanás nunca ganará

Por favor, manteneos alerta, Mis preciosos hijos. No os rindáis. Si rezáis y os levantáis en número suficiente, salvaréis almas. Satanás y su ejército nunca ganarán. No pueden. Es imposible. Sólo Dios tiene el poder de finalizar este terrible conflicto.

 

Yo, vuestro Salvador, que he sido nombrado vuestro Juez, os urjo a poneros de pie, ser valientes y luchar por lo que es correcto en vuestros corazones, incluso si sentís miedo. El miedo os lo infunde Satanás. Yo y Mi Padre Eterno jamás infundiremos el miedo en vuestros corazones.

 

Bajad la guardia y abrid vuestros corazones al amor, no al miedo. El amor viene de Dios. Como os he dicho, no sentiréis el amor a menos que abráis vuestros corazones. El amor y Dios, el Padre Eterno, Creador de esta tierra, van de la mano. No pueden ser separados. Si se separan, eso es obra de Satanás. Id ahora, hijos Míos, y decidíos. ¿Queréis que sea el amor el que os envuelva mediante Mi Sagrado Corazón, o el miedo? Es vuestra decisión.

 

Vuestro Divino Maestro y Justo Juez de Misericordia,

Jesucristo